10 imprescindibles de Cristóbal Balenciaga, de modisto a patrimonio.






Museo Balenciaga

Moda y Patrimonio es el dialogo entre cada pieza exhibida en esta nueva exposición sobre el gran modisto español Cristóbal Balenciaga en su museo en Getaria. Ejerció la profesión 52 años, abandonándola por el surgimiento del prêt-à-porter, ola a la que no quiso subirse. Es que los grandes, sólo juegan en ligas mayores, ya lo decía Coco Chanel "Cristóbal es el único de nosotros que es un verdadero couturier".

#CristóbalBalenciaga
#Modaypatrimonio






“Un modisto debe ser un arquitecto para los planos, 
escultor para la forma, 
pintor para el color, 
músico para la armonía 
y filósofo para la medida” 
Cristóbal Balenciaga


Rigor, perfección, vanguardia, consistencia, son los atributos que hicieron de Balenciaga un modisto de culto en su tiempo, y referencia constante en la moda actual. ¿Cuáles fueron las aptitudes para ser un diseñador revolucionario?, ¿qué fue lo que lo convirtió en un modisto atemporal?, ¿cuáles fueron las técnicas que hicieron lo diferenciaron de Chanel o Dior? 
Todas esas respuestas las encontramos gracias a la visita guiada de la exposición "Cristóbal Balenciaga Moda y Patrimonio" que nos concedió Aritz Landaburu, guía del museo Cristóbal Balenciaga en la ciudad de Getaria.


Primero resumamos a Cristóbal:

Nació en Getaria, País Vasco, en 1895, donde vivió y trabajó un tiempo. 
Se mudó a París y desarrolló casi toda su carrera profesional allí, junto a grandes rivales y amigos como Coco Chanel o Christian Dior.
Sus clientas iban desde las actrices Marlene Dietrich o Elizabeth Taylor, hasta las damas de la alta sociedad como Jacqueline Kennedy, Mona Bismarck, Gloria Guiness y Bunny Mellon.
Murió en 1972 en Alicante.

Pero se le hace justicia al mejor diseñador de España con este resumen, ¡pues no!

Y es por eso, que luego de haber vivido el tour que se inicia con una pequeña muestra documental de su vida y obra en la sala de cine del museo para situarnos en la época y en el hombre. (Disponible en 4 idiomas), y aprovechando que estamos en el año europeo del patrimonio, se presenta está exposición a los 50 años del cierre de su negocio en 1968.


Te cuento mi Top 10 de los imprescindibles de Balenciaga conocidos en esta Expo:


Museo Balenciaga
Visita guiada de una hora y media
Vale cada minuto



1) Balenciaga diseño y vanguardismo

Sobriedad, influencia española y una técnica muy depurada, gracias al oficio aprendido junto a su madre, una excelente costurera. Es el único de nosotros que es un verdadero 'couturier' (costurero), dijo Coco Chanel. Balenciaga siempre tuvo como objetivo, conseguir la comodidad de la mujer. 
Desembarcó en París en 1936. Un año más tarde, presentó su primer desfile siendo alabado por la crítica especializada; el modisto logró su éxito al mezclar el folclore español -los famosos boleros Balenciaga- con el glamour parisino.

Museo Balenciaga

Museo Balenciaga
En París se enamoró del encaje
-Vestido de novia de encaje con cola de pavo real. 

Museo Balenciaga

Museo Balenciaga
Vestido de novia muy sobrio con mangas 3/4
Con un patrón muy curioso en forma de triángulo que se mete por detrás.

Museo Balenciaga



2) Balenciaga loco por las nucas

Balenciaga era un enamorado de la moda oriental, la cual estuvo muy presente a lo largo de toda su carrera, el énfasis de sus vestidos estaba en resaltar la nuca, un elemento considerado sumamente erótico en dicha cultura.
Un modisto que le gustaba más los escotes traseros que los delanteros.


Museo Balenciaga
Aquí vemos un kimono precioso
Totalmente moderno, ¿no?


Museo Balenciaga
Nucas, cuellos y muñecas




3) Clientas VIP

Balenciaga siempre mimó a sus clientas, y les daba prioridad a la hora de mostrar sus colecciones. En cada presentación de temporada, mostraba 200 trajes aproximadamente, en un desfile exclusivo y privado para su clientela más selecta; un mes más tarde los presentaba a la prensa.
Hoy en día sería imposible hacer un desfile con 200 pases solamente para clientas... ¿o sí?


Museo Balenciaga
Un recorrido por revistas originales de la época
Bazaar, Elle y Vogue


4) El volumen y las formas toman protagonismo

Mientras Balenciaga apostaba por el volumen "escondiendo" la figura de la mujer, y haciendo que fuera ella la que se tuviera que adaptar al vestido y no al revés, Christian Dior -en 1947- lanza el New Look: hombros marcados y talle fino propios de la chaqueta bar y faldas evasé con amplio vuelo. 
El gran estallido de esos diseños y su sensualidad, hechizó al publico parisino quien abandonó -de momento- al maestro; aunque más tarde todas volverían a los grandes salones de Cristóbal. No por nada fue el mismísimo Dior quien dijo sobre Balenciaga: "es el maestro de todos nosotros".

Museo BalenciagaMuseo Balenciaga


Museo Balenciaga

Museo Balenciaga
Vaya contraste con la propuesta de Balenciaga


Balenciaga experimentó con todas las formas posibles, todos tipos de mangas, la 3/4, la japonesa, causando una pequeña revolución. Presentó tres nuevas siluetas: "el saco", prendas con una curva por detrás hasta la rodilla, que buscaban la comodidad de la mujer.
La linea túnica (inspiración griega) donde la cintura va desapareciendo poco a poco, hasta lograr un vestido recto. Diseños que hoy en día podemos ver en cualquier vestido, -quién no ha vestido una túnica para una boda.


Museo Balenciaga

Museo Balenciaga
El saco
Museo Balenciaga
Túnica




5) Un verdadero visionario, abrigos extra large

El extra large no es un invento moderno, por más de moda que este en nuestras tiendas hoy en día, ya Balenciaga en los años 60 jugaba con figuras enormes, volúmenes, y dejando al descubierto la nuca y las muñecas de las mujeres para destacar la suavidad y elegancia femenina.

Museo Balenciaga

Museo Balenciaga

Museo Balenciaga

Si no existía, las creaba


Su obsesión por el detalle y el diseño, lo llevó a crear una tela junto a uno de sus proveedores de confianza: el Gazaar. Una tela pesada, con fuerza que comenzó a emplear en sus vestidos de novia y trajes de noche a partir de 1958, para aportarles de un volumen extremo.


Museo BalenciagaMuseo Balenciaga


Bunny Mellon y su guardarropa Balenciaga

La aristócrata Bunny Mellon, fue una de las grandes benefactoras del patrimonio Balenciaga, gran clienta del maestro donó más de 660 piezas, el guardarropa más extenso que se conoce.



Museo Balenciaga
 Bunny Mellon, la mejor clienta de Balenciaga,
detrás de Jackie Kennedy en su visita a España.



Restauración y conservación en el Museo Balenciaga

¿Sabías que el depósito de los trajes de Balenciaga se encuentran en el sótano del propio museo?
Hay más de 3000 piezas entre vestidos, trajes y complementos que forman parte de una magnífica colección. Los trajes proceden de la familia Balenciaga, del modisto Givenchy, Bunny Mellon y otros propietarios, entre estos la familia de Grace Kelly.La exposición "permanente" de Cristóbal Balenciaga que hay en el museo, no es permanente como tal, ya que los vestidos pueden estar exhibidos sólo por un año de continuo, y luego deben estar guardados entre 3 a 4 años sin que les de la Luz. Se exponen entre 70 a 80 trajes por año, y las colección va alternando, siempre manteniendo un hilo temporal desde sus comienzos hasta su retiro.


Museo Balenciaga

Museo Balenciaga
Los trajes se almacenan en estas fundas


Museo Balenciaga
Primer vestido de Balenciaga
que formó parte de la colección privada de Givenchy
-regalo por un cumpleaños olvidado-


Azafatas de diseño y un adiós

En 1968, el modisto colgó la bata, echó el cierre de sus casas y se retiró. Su mundo era la Alta Costura y no quiso dedicarse al prêt-à-porter que comenzaba a dominar la escena en ese momento. 
Pero antes de poner un punto y final realizó el uniforme para las azafatas de Air France.
Esto suponía un gran reto para el maestro, unas 1300 azafatas debían llevar estos uniformes. Obviamente, Balenciaga no podía hacer todos a medida, aunque propuso instalar en sus talleres una sección dedicada a la compañía aeronáutica. Fue Mendès, el fabricante de prêt-à-porter, quien sería el encargado de confeccionarlos en tallas estándar.

El resultado: los diseños más longevos utilizados y reproducidos desde 1969 hasta 1978.


Museo Balenciaga

Museo Balenciaga






10) Sin legado

Entre sus tiendas de Madrid, San Sebastián, Barcelona y París, al momento de retirarse y cerrar el negocio trabajaban más de dos mil personas, teniendo en cuenta que Dior o Chanel en esa época, tendrían a su cargo solamente unas 50. La visión empresarial de Cristóbal Balenciaga era magnífica, un obsesivo del trabajo, sus talleres no paraban ni un día, y él tampoco.
Por eso nos preguntamos, ¿por qué nadie tomó el relevo de su empresa?
Suponemos que Balenciaga no confiaba en nadie para hacer el trabajo en la forma y con la dedicación que él tenía. Tampoco tenía hijos, nunca se casó, por lo que luego de su retiro su marca quedó en el olvido hasta los años 80. 
Pero volvió el resurgir, en 2001, gracias al Grupo Gucci quienes compraron Balenciaga, bajo el cargo de Nicolás Ghesquière, director creativo. Fue este hombre quien situó a la marca nuevamente en el mapa de la moda internacional.


Museo Balenciaga
Balenciaga en la actualidad






Si te gustó el post déjame un comentario debajo, te lo agradecería!!!

Si tienes alguna duda, o quieres visitar el museo y hacer la misma visita guiada que hice yo, escribime y te contactaré personalmente con el guía

Te dejo el link Museo Cristóbal Balenciaga














eloisa patat

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.