Terminamos el verano europeo con Albufeira!


#MiMundo7







Hola amigos!!! 
Hoy me quiero despedir del verano europeo, mostrándoles este lugar precioso que encontramos junto a Fede y las niñas durante nuestras vacaciones. Espero que les guste; a nosotros nos encantó.



Albufeira, el Castillo del mar portugués, es una preciosa ciudad de unos 20 mil habitantes perteneciente al famoso Algarve, tan visitado por turistas de todo el mundo.

Tal es así, que en sus playas, abarrotadas, podrás escuchar decenas de idiomas diferentes,  música, mojitos y mucho ruido. Genial si estás en tus 20! 

Pero nosotros estamos en otra etapa, disfrutar del descanso y de nuestra familia. Como ya sabíamos que toda la región del Algarve es muy turística, -si te agobian los sitios repletos de personas, como a nosotros-, te aconsejo no visitarlo en los meses de julio ni agosto. 




Si eres del estilo "huimos de la multitud" o "mejor solos que mal acompañados", te aconsejo que leas atentamente lo que viene a continuación...


Cala Ponte Grande

Hicimos caso al consejo de un amigo, "Víctor", quien nos dio el dato de una pequeñísima cala llamada "Cala Ponte Grande", para poder disfrutar el día en familia y en soledad.
Ya desde la cima de los acantilados, uno se puede imaginar por qué los árabes, allá por el siglo VIII, se situaron en estos lugares.



"Arena y sol, el mar azul
contigo yoooo, conmigo tuuu"





Antes de llegar a la playa: Los acantilados



Una playa rodeada por los acantilados


Para llegar a esta playa escondida, hay que bajar por un camino estrecho, sinuoso, y secreto, por lo que no es apto para personas con movilidad reducida. 

Sin lugar a dudas, fue nuestro descubrimiento de este año. Una playa sin mar, donde el agua del océano entra por una cavidad a una zona cerrada por piedras, como si fuera una gran piscina, algo mágico. 

Un sitio de arena fina, sin piedras ni conchas, mar transparente, con un oleaje suave.













Algunos tips para tener en cuenta:

¿Dónde está la cala? Para darte esa información, envíame un email y te remito las coordenadas del GPS.

Se aparca arriba, al final de la calle, sin problemas. Y luego tienes que andar unos 200 metros.







En la cima del acantilado, antes de bajar!



Ir con paso firme, y ¡¡disfrutar!!

El paseo desde arriba hacia la cala es una auténtica aventura, no exenta de algún que otro 'peligro' para el pie. Por lo que te recomiendo que vayas en zapatillas, y si vas con niños pequeños, tener cuidado; si bien hay una especie de "escalera", las piedras están un poco sueltas. 




Ve temprano, es más bonito por la mañana que por la tarde.

No llev es muchas cosas, porque bajar es un poco peligroso. 

Pero sí, lleva comida y bebida, porque el sitio más cerca para almorzar, es en la ciudad de Albufeira.

No hace falta sombrilla, al mediodía, la misma roca da sombra.

Es un sitio muy pequeño, cuando sube la marea quedan pocos metros de playa.





Nadar entre las grutas

La playa está rodeada por el acantilado, y para poder ver el océano tienes que nadar a través del hueco que se puede ver en la foto.


La pequeña ventana al océano 

Puedes atravesar y nadar por las grutas que del otro lado. Ten cuidado con el subir y el bajar de las mareas y con los barcos que suelen visitar las calas con los turistas.

Lo mejor,sería que lleves un snorkel, patas de ranas y un traje de neopreno, porque es un paisaje natural único, aunque el agua, literalmente es helada!!!





Pero vale la pena, si estás vacacionando en el Algarve, ir a sitios como estos para disfrutar de un día y una experiencia distinta. 







eloisa patat

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.