Un debut a lo grande



Para la Revista Cambio



Pablo Ríos









Pablo Ríos era un joven como cualquier otro, nacido y criado en Balbuena, (Ojo de agua), hasta el día que se presentó al casting de una película que se filmaría en su localidad. Con su pelo alborotado y ese look tan particular que tiene, parecido a un felino del monte, era su primera audición, se paró delante de la cámara, y recitó un verso gauchesco, larguísimo, lo narró con toda la pasión y la simpleza que lo caracteriza; fue el primer paso que cambiaría su vida por completo. Hoy, luego de filmar su primera película como protagonista, se mudó a Buenos Aires, y su vida transcurre entre su preparación como actor y castings.

Por Eloisa Patat
www.eloisapatat.com.ar
Twitter e Instagram @eloisapatat



¿Cómo tuviste la idea de presentarte al casting?
Escuché por la radio, que la producción de una película haría el casting en Ojo de agua, yo no tenía experiencia como actor, así que cuando llegué fue lo primero que le comenté a la encargada del casting, y me preguntó que sabía hacer, sé recitar le contesté. A los pocos minutos, me encontraba enfrente de una cámara recitando un verso gaucho de más de 10 minutos. A todos los gustó y quedé en la preselección. Lo típico, te llamaremos, me dijeron. Durante dos años no tuve ninguna noticia, además había perdido mi celular por lo que tampoco se hubieran podido comunicar conmigo. Creo en el destino y en que cuando las cosas se tienen que dar, se dan. Porque un gran amigo de Ojo de agua, viajó a Buenos Aires por trabajo, y se encontró, todavía no me explico cómo, con la gente de la producción de la película, quienes al ver que éramos del mismo pueblo le preguntaron si me conocía, en el pueblo nos conocemos todos. Y así fue como me comentaron que la película ya tenía los fondos necesarios y que si seguía interesado en participar. Así fue como viajé a la capital para hacer otras audiciones.

¿Por qué elegiste un verso guauchesco?
Lo hacía siempre en reuniones de amigos, gineteadas; me crié en el campo, es lo que sé, es lo que soy y haber impresionado a la directora de la peli, con algo tan mío, de mis raíces, fue genial.




¿Cómo fue la experiencia de audicionar sin tener ninguna experiencia?
Las primeras audiciones no fueron muy buenas, nunca había estado parado enfrente de las luces, cámaras y decenas de personas mirándome esperando a que los deslumbre. La producción confió en mi desde el primer momento, me pusieron profesores de teatro y de cine para entrenarme un poco y hacer otras pruebas, las cuales salieron geniales.



Pablo Ríos en la premier de "Vigilia"

Tu personaje es Santiago, quien regresa a su casa, en el campo, su familia está padeciendo una gran sequía. Su padre Ernesto, lo recibe a punta de pistola mientras que su perro Arón lo protege imponiéndose amenazante contra su padre. Ernesto decide, en contra de la voluntad de su hijo, sacrificar al perro familiar que se ha vuelto cimarrón. Arón, el perro sacrificado, emerge de su tumba y sus fantasmagóricas apariciones amenazan la cordura de Ernesto y sacuden los cimientos de la familia, que queda a merced de sus impulsos salvajes, ¿te costó filmar la película?
Lo difícil de no haber tenido experiencia como actor, fueron las escenas sin diálogo. Mi personaje era muy expresivo, el drama por el que transitaba, la mala relación con su padre, tuve que buscar dentro mío y utilizar distintos recursos gestuales, miradas, pausas, la respiración, y el movimiento de todo el cuerpo en general, para poder transmitir lo que Julieta Ledesma, la directora, me pedía. Por eso antes de cada toma, hacíamos pequeños “ensayos” para encontrar la emoción correcta que el personaje estaba viviendo en esa toma. Gracias a mis compañeros, Omar Núñez y Mirella Pascual, dos actores de primer nivel, digamos que tuve un curso acelerado y personalizado de actuación. 


Mirá el trailer de "Vigilia"




Trabajar con dos grandes actores, tan experimentados, ¿te generó presión?
Trabajar con Omar y Mirella fue lo mejor que me pudo pasar, son excelentes profesionales y sobre todo grandes compañeros. Mi miedo era tener que repetir las escenas una y otra vez, “molestar” a estos cracks de la actuación, pero todo lo contrario, solo recibí apoyo, buenos consejos y mucha paciencia. Gracias a Dios no tuvimos que repartir muchas tomas -risas-.





Contános alguna anécdota de la grabación.
Hay millones, pero hay dos geniales. La primera, fue junto a mi compañera de elenco María Inés; durante la toma, ella debía entrar en mi habitación metiendo la cabeza por la puerta y haciendo una morisqueta, y no la podíamos grabar, porque era imposible contener la risa; tuvimos que hacer un montón de tomas.
Y luego, la escena de Santiago persiguiendo a caballo a su padre Ernesto, que iba en camioneta, fue realmente complicada. Tuvimos que sincronizar muchísimas cosas, los técnicos, la directora, el sonido, y coordinar todo eso, a un determinado momento en que me coloco al lado de la ventanilla, y digo mis lineas; pero la camioneta iba tan rápido, sobre todo porque ninguno de los dos usó un doble, yo montaba a caballo y Omar conducía; cuando podíamos sincronizar la toma, me confundía en el dialogo y vuelta a repetir.









Vigilia”, cosechando premios
-Premio Laboratorio de Guiones, Oaxaca
– México en colaboración con Fundación Toscana Sundance.

-Ganador de Ópera Prima.
-Premio ICAAU, Linea de producción de Largometraje en co-producción. (Uruguay)
-Premio PostProducción Primera Copia, Festival de Cine Latinoamericano, La Habana – Cuba.
- Reconocimiento en su aporte a la cultura local. Prov. Bs. As. 3 de febrero. 
 (El film continúa con su recorrido internacional)






Haber hecho un protagónico, te estará abriendo nuevos caminos, ¿no?
Así es. Mi vida ha cambiado mucho, ahora estoy viviendo en Buenos Aires, estudiando y con ganas de actuar, y haciendo castings; es verdad que el tener un protagónico en un largometraje te da una palanca extra, si bien los castings hay que hacerlos, el que está contratando, te mira con otros ojos. Estoy muy ansioso, porque en breve, participaré de una audición para una serie de 10 capítulos para la televisión, ¡crucemos los dedos!







Y cómo actor, ¿cómo te sentís?
Filmar “Vigilia” en la ciudad donde me críe, Balbuena, y ser el protagonista fue algo impensable, como un sueño. Hoy, me siento más seguro, en cuanto a la actuación me manejo mejor, tengo la experiencia de rodar toda una película, de haber aprendido mucho, haber cometido errores, pero sobre todo, sentir esa seguridad tan necesaria, al pararme enfrente de personas desconocidas y mostrar lo que sé hacer. Me estoy preparando con distintos profesores de actuación para pulir mi estilo, mirando mucho películas para nutrirme de la historia cinematográfica y viendo la posibilidad de proyectos en teatro. 











Seguí el recorrido de la peli y sus protagonistas en las redes:












eloisa patat

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.