Donar es regalar vida


Nahir Amin






Cuando un pedazo de uno mismo sigue viviendo en otra persona, sin duda es la forma de propagar el amor altruista y de comprometernos a mejorar este mundo. Luego de ser transplantada de hígado, Nahir Amin nos cuenta cómo es su vida, sus proyectos y sueños.




Nahir Amin, es la fiel testigo de cómo una persona puede “volver a vivir” luego de un transplante. Con tan sólo dos meses, le diagnosticaron ´Atresia de vías biliares´, lo que derivó en un síndrome Hepato Pulmonar que sólo podría curarse mediante un transplante de hígado. Luego de dos largos años de espera, su vida cambió el  17 de junio de 2007, cuando recibió el regalo de un ángel desconocido. Hoy tiene 21 años, es saxofonista de las bandas Caraduras y Shute Reggae, es una joven llena de esperanza, sueños, proyectos y deseos que cumplir. La mejor manera de festejar esta segunda oportunidad de vivir.




Contános tu historia.
Tengo 21 años, pero mi historia es bastante larga. Luego de que muchos estudios confirmarán mi diagnostico “Atresia de vias biliares”, a los dos meses de vida fui intervenida mediante una operación llamada Suruga, por los doctores Carlos Marrodan y Dario Alonso; fue una cirugía que sirvió para formar un caño biliar con una parte de mi intestino delgado. Cuatro meses más tarde, fui operada nuevamente por una cirugía paleativa llamada Kasai. Con el tiempo mi evolución fue exitosa, y los controles mejoraban cada vez más. Pero cursando quinto grado, en uno de los tantos viajes a Buenos Aires por control médico, la neumóloga del Hospital Garrahan, descubre que padecía de un Síndrome Hepato Pulmonar, por lo que debía someterme al transplante de hígado. Volvimos a Santiago, y en una semana, mi mamá organizó todo y nos mudamos a la capital, a esperar. 
Así comenzó la espera del órgano que duró dos años y medio. Parece mucho, pero tuve suerte, hay personas que esperan años y años. 

¿Cómo era tu vida mientras esperabas que llegara el transplante?
Vivía en el hotel, iba a la escuela hospitalaria ubicada en el Garraham. No podía hacer muchas cosas por que me cansaba muy rápido, mis pulmones dependían de oxígeno las 24 horas del día, en mi habitación tenía un tubo de emergencia, un tubo más pequeño, un tanque para cargar la mochila de oxígeno, y la mochila que era mi compañera cuando iba a cualquier parte durante tres horas, además de un aparato que funcionaba a corriente que lo usaba para dormir. Así durante todo el tiempo que esperé hasta que llegara mi turno.

¿Dónde estabas el día que recibiste “la llamada”?
Estábamos en provincia con mi mamá, visitando a mi tía. Recuerdo que salimos rápido para el hospital, al llegar me hicieron los análisis previos y luego llegó el momento de esperar que llegara el órgano al hospital, debía bañarme cada 40 minutos con un jabón esterilizante, no podía comer ni tomar nada. 
Esas horas fueron muy intensas, pero estaba tranquila, sabía que mi cuerpo estaba a cargo de todo el equipo de trasplante hepático del hospital y que pronto iba a estar bien. La cirugía duró 10 horas, al salir tube 33 puntos de la cirugia, tres drenajes, zondas, vias, saturador, respirador y tubos en los pulmones. Llegué a tomar 33 pastillas diarias, pero sólo pensaba en salir adelante, y tocar el saxofón.








El trasplante, es un tratamiento médico indicado cuando no existe otra alternativa para recuperar la salud, por cada donante hasta diez personas pueden salvar su vida.




El trasplante de órganos es una especie de paradoja: una persona tiene que morir para que otra pueda vivir. Es, en ese momento tan traumático, cuando se produce el mayor acto de generosidad que un ser humano puede realizar, ¿cómo podrías explicar esos casi dos años y medio que estuviste esperando para ser transplantada? 
Es bastante fuerte hablar sobre este tema, ya que sabemos que gracias a una persona fallecida, otro sigue viviendo. La gente, por lo general, piensa que no le pasara a uno mismo o a alguien cercano, cuando éste pensamiento cambia, es ahí cuando nos ponemos a pensar en la importancia de la donación. Dependiendo del órgano que se necesite, el trasplante podrá ser de donante vivo o cadavérico. Salvar una vida por medio de una donación es más que un desafío, es algo maravilloso pensar que podés marcar una diferencia en el mundo, ayudar a una persona sin conocerla, es brindarle un amor incondicional. 
Cada uno vive con un pensamiento distinto, yo tenía nueve años, creo que eso ayudó mucho porque a esa edad no somos muy conscientes de lo que sucede, hasta te diría que vivía la espera tranquila, y feliz. Desde el primer momento, acepté todo lo que decían mis médicos, por eso llegué a la espera del trasplante con una buena calidad de vida. A pesar de todo, tengo muy buenos recuerdos. Era una niña y aunque suene raro, el hospital era mi casa. Teníamos clases de teatro, dibujo, había shows en el hospital, y siempre hacían distintas actividades para entretenernos a todos.


Con su Banda Caraduras en el Teatro 25 de Mayo


Una segunda oportunidad de vivir… ¿cómo siguió tu vida luego del transplante?
Luego del trasplante mi vida mejoro muchísimo, no sólo físicamente, si no mentalmente. Tenía muchas más ganas de vivir, siempre fui curiosa y hacer todo tipo de actividades es lo que me gusta. Hoy en día, soy panadera pastelera profesional, y estoy por empezar el profesorado de educación física. En paralelo, me encanta poder disfrutar del deporte, hace más de un año que hago atletismo, y compito en diferentes torneos. Gracias a Dios, a los médicos, y al donante que se transformó en mi ángel, hoy llevo una vida normal, sin restricciones ni ataduras. A los 9 años, descubrí el saxo al ver una banda tocando en la calle en Buenos Aires, creo que es un instrumento espectacular y único; significa mucho en mi vida. Y ahora estoy cursando el segundo año de la Tecnicatura en Saxofón e integro las bandas Caraduras y Shute Reggae. 

¿Sos consciente que llevás dentro de tu cuerpo un pedacito de otra persona?
Siempre fui consciente de lo que tengo y que debo cuidar, si bien es algo fuerte pensar que gracias a una persona fallecida yo sigo con vida, prefiero creer que un ángel me dio esta segunda oportunidad, lamentablemente no podemos tener contacto con la familia del  donante, pero me gustaría decirles simplente gracias familia por permitir que esa persona, mi angel, haya sido donante. Voy a cuidar mucho este hígado y disfrutar la vida. Si tuviera a mi donante en frente, me gustaría abrazarlo y agradecerle por que es muy dificil pensar en donar, siempre es más fácil recibir que dar y eso es lo que hay que cambiar. Mucha gente se muere en la espera y yo fui una paciente que tuvo la posibilidad de seguir adelante. 




Tomáte unos minutos
Mirá este corto, basado en una historia REAL
Di Sí a la vida.




¿Por qué crees que cuesta tanto ser donante?, ¿qué le dirías a las personas que todavía no lo son?
Mucha gente cree o se imagina cosas sobre la donación de órganos que no son verdad. Deben saber que una persona sólo puede ser donante de órganos, cuando padece una muerte cerebral en el hospital, cuando, lamentablemente, ya no tiene vuelta atrás y esa persona por desgracia no podrá revivir. 


Es un regalo que no sólo alegra a los que reciben los
 órganos, sino también consuela a los que los dan. Si
 tuviéramos la suficiente empatía como para entender
 lo mal que lo pasan las personas que esperan un
 órgano, no dudaríamos ni un segundo en decir "sí".


¿Cómo ves tu vida dentro de cinco años?
Me veo con mucha capacidad de ayudar a gente que lo necesita, no sólo demostrando que vale la pena esperar el trasplante, si no también, ayudando a concientizar a las personas para que sean donantes. En lo personal, sueño con acompañar a la banda “Pollera Pantalón”, la banda con la que descubrí mi amor por el saxofón. Deseo trabajar con gente mayor y discapacitados de manera deportiva y poder desenvolverme en el arte culinario.




Más información sobre la donación de órganos en Santiago del Estero


ASOCIACIÓN CIVIL TRASPLANTE Y VIDA SANTIAGO DEL ESTERO
Es una Asociación creada por personas trasplantados, en lista de espera, por familiares y miembros de la comunidad interesados en la temática. Su objetivo es fomentar la donación de órganos, y ofrecer asesoramiento en materia de relaciones con la Administración Sanitaria. “Trabajamos conjuntamente con el apoyo de otras instituciones y ONG, porque estamos convencidos que el trabajo en equipo es la única manera de cosechar frutos en la materia”, relata Nahir.






Facebook : @Nahiraminsax
Instagram: @Nahiraminsax
Facebook de la Asoc: @Atyvse Sgo del Estero





eloisa patat

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.