Viaje en Familia


Termas de Río Hondo, Mayo 2017 



Descanso familiar en el Spa





Sigo descubriendo las maravillas del norte argentino y las que quedan. En esta oportunidad, mi gordo tuvo 3 días de descanso al clasificarse con Olímpico primero de la Fase Regular de la Liga Nacional de Básquet Argentina. Por lo que decidimos conocer las Termas de Río Hondo y Tafi del Valle... ¡qué mejor lugar para descansar!




Termas de Río Hondo


Es una ciudad pequeña, ubicada a 65 kms. de Santiago del Estero, es el centro termal spa más grande de América.



Hotel Amerian Casino Carlos V





A nosotros nos encantó por ser un plan familiar, nos alojamos en el Hotel Amerian Casino Carlos V, ¡divino!
Además de ser precioso, las habitaciones son amplias, tiene una bañera gigante -según mis hijas, una pequeña piscina-, con agua termal que llega hasta los 53 grados.
Te dan las batas para los adultos, aunque podrían incorporar este servicio para los peques, y se puede disfrutar de la piscina cubierta y descubierta con bar.




Piscina cubierta y descubierta



También tiene un sector de spa y circuitos de aguas, pero es sólo para mayores de 16 años, por lo que nos tuvimos que turnar....


Para los chicos, es genial la zona de juegos, la cual está al lado de la piscina, el unico detalle es que sólo es para niños a partir de los 3 años, (de lo contrario necesitan la presencia de un mayor) y es hasta las seis de la tarde, por lo que no pudimos disfrutar del casino que está dentro del hotel.


Igualmente disfrutamos el show que hay cada noche, luego de la cena ¡Nos bailamos todo!




Para tener en cuenta:

Habitación:

Niños hasta cuatro años no pagan, pero no te dan cuna ni cama extra. Podés solicitar la habitación con dos camas queen.

Sala de juegos:

El "Kinder" es genial, tienen de todo para hacer y la "seño" que estaba allí era una divina. El único problema es que sólo está abierto de 10 a 18hs, por si tenías planeado reservar algún masaje, cenar solos o ir al casino (menos de 18 años, no puede entrar), no lo vas a poder hacer.

All inclusive:

Si bien incluye todas las comidas, NO es a la carta. En el almuerzo, sólo se puede elegir entre dos opciones. La cena y el desayuno, son estilo buffet. 

Estacionamiento:

Lo tiene incluido. No es un dato menor, porque es una zona en donde no se puede estacionar.



Reserva Natural Tara Inti






Termas es una ciudad pequeña, no hay mucho más para hacer que descansar y disfrutar del medio ambiente. La reserva Tara Inti o Isla del Sol, está emplazada en una pequeña isla al final de la costanera y en frente de la represa.
Es un paseo corto, hay dos circuitos uno de 1200 metros y otro de 600, ideal para llevar el mate y si hay suerte observar algunos pájaros y animales chicos.




Para tener en cuenta:

Entrada gratuita, si se llama antes se puede coordinar una visita guiada.

No teman, el paseo se hace sobre una pasarela de madera, por lo que llevar el cochecito de bebe no supone ningún problema.

Llevar Spray antimosquitos, sobre todo si se va a la tardecita donde comienzan los jejenes y los mosquitos. Horario ideal de mañana.




Dentro hay imitaciones de dinosaurios
las chicas estaban fascinadas

El acceso a la isla y todo el recorrido es sobre plataformas de madera


Represa:

La represa es un lindo lugar para ver cómo la gente pesca, a los niños les llama la atención la caída del agua y la cantidad de peces saltando las rocas.






Y terminamos nuestro viaje, disfrutando del sol y la brisa, comiendo unas ricas empanadas típicas santiagueñas de la Casa de la Empanada en la costanera.









Tafi del Valle (Tucumán)



Luego de desayunar en Termas, pensamos en volver a Santiago, pero se nos ocurrió ir a pasar el día a Tafi, pueblo del que tanto se habla y donde magníficos paisajes han sido retratados. Nos supondría dos horas de viaje, no era tanto, y valió la pena.


Es un pueblo de no más de cuatro mil habitantes, con calles de adoquines y cierta pasividad relajante, que hace que el tiempo se detenga.


Pero lo que más disfrutamos fue el camino. Para el que le guste manejar, será toda una aventura las curvas y contracurvas... para el que se maree, aconsejo que se tome un Dramamine antes de partir. Y sobre todo paciencia, y transitar el camino con tranquilidad ¿para qué apurarse?


Cuando comenzamos a subir los cerros, la vegetación se hacia más y más frondosa, el cielo se ocultaba entre las nubes y la magia surgía entre los numerosos arroyos de agua helada.


Paramos en uno de los tantos miradores, a respirar aire puro, beber agua y dejarnos envolver por la naturaleza.




El camino de subida en un momento se torno totalmente nublado, faltaba el asesino de las películas de miedo que nos persiguiera detrás... Y luego, en la cima, un cielo totalmente azul y un sol radiante.





Almuerzo

A penas llegamos, antes de entrar al pueblo, se nos pasó el mediodía y nuestras barrigas deseaban comer. Y de la nada apareció Don Pepito para salvarnos. Comida norteña típica, un salón climatizado todo vidriado para disfrutar de las vistas.






Hotel

Pepito, su dueño de casualidad es oriundo de Santiago del Estero y claro no podía ser otra cosa que hincha de Olímpico. Así que entre charla y charla nos recomendó un hotel.

Lunahuana 
Un hotel sencillo, como todo en Tafi, pero con encanto. De madera, un hogar a leña en la recepción, camas grandes, tapetes artesanales y una excelente atención.
Aquí no esperes televisores pantallas planas, ni una excelente conexión de internet. Pero sí amabilidad, buena comida, y calidez.

Para tener en cuenta:
Nos salió más barato contratarlo al llegar que por internet. En el mostrador en efectivo nos salió la habitación 300 pesos menos la noche. Si no vas en plena temporada, podés reservarlo directamente al llegar.

Los duendes son parte de leyendas del lugar
Serena enamorada de este pequeño




Paseo

Sólo estuvimos un día, y hacía bastante frío, por lo que aprovechamos a pasear mientras había sol.
Fuimos hasta el lago, recorrimos los caminos con el auto y luego por la ciudad, las rutas artesanales donde se puede apreciar tejidos hechos a mano.








eloisa patat

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.