“Me imaginé a un niño dibujando y recordé a Marito Salto”



Sergio René Herrera





El joven docente y pintor muralista de 31 años, Sergio René Herrera, inspirado en el pequeño Marito Salto y en su infancia truncada por el brutal asesinato, pintó un precioso mural en Colonia Morelos Mixquiahuala de Juárez (México) reclamando educación, libertad y justicia para todos los niños.

Por Eloisa Patat
www.eloisapatat.blogspot.com.ar
Seguíme en Twitter e Instagram: @eloisapatat




¿Qué estás haciendo en México?
Estoy representando a la provincia en el 3º Encuentro Internacional de Muralismo y Arte Público 2016 y además he sido invitado a otros eventos para participar en distintos murales. 

¿Cómo surge tu relación con la pintura?
Comencé a pintar desde muy chico, admiraba a mi hermano mayor, y la habilidad para el dibujo que tenía; empecé a practicar como un juego y nunca más dejé. Durante toda la primaria, me la pasaba dibujando, era mi mejor entretenimiento.
Hice el secundario en la Escuela de Bellas Artes "Juan Yapari" en Santiago del Estero capital, ahí aprendí diferentes técnicas, y fue el lugar donde conocí el muralismo, que tanto me llamó la atención. Luego cursé el profesorado.

¿Cuándo te especializaste en murales?
Murales pinto hace mucho, en diferentes lugares del interior donde me desempeñaba como docente. Desde hace más de un año represento a Santiago en diferentes encuentros de muralismo y arte público que organiza el Movimiento Internacional de Muralismo Italo Grassi. Fue el MIM quien me convocó para los encuentros en México. 






¿Cuál es la diferencia entre un mural y el lienzo?
El diseño de cada mural, generalmente, surge en el lugar; me gusta que el mural se integre con el contexto y cuando es compartido con otros artistas, las ideas también son pensadas y analizadas en conjunto hasta que llegamos a un acuerdo. La gran diferencia al pintar un mural, es el hecho de convivir con el contexto, es escuchar historias y relatos, es recibir las críticas de la gente, ver el asombro de los niños y de las personas que llegan a compartir un mate, y sobre todo significa desprenderse de la obra y entregársela al público. Pintar murales, es darle vida a esos lugares, haciendo que las paredes hablen.



Contános sobre este encuentro. 
Me encuentro representando a la provincia en el tercer Encuentro Internacional de Muralismo y Arte público en Colonia Morelos, Mixquiahuala de Juárez, Hidalgo. La temática del encuentro era educación y libertad. En el primer mural quise representar la imaginación libre de los niños, sus sueños, los juegos; me imaginé un niño con un lápiz dibujando o estudiando -según la interpretación de cada uno-  y de las hojas en las que escribe, salen colores y las imágenes de los juegos, unas cadenas rotas por un águila que representa al pueblo mexicano. Cuando me imaginé a ese niño dibujando recordé a Marito Salto.

¿Cuál es el mensaje que querés hacer llegar con este mural?
El mensaje que pretendo dejar es que los niños del mundo tenga la libertad de vivir, de ser libres de pensamiento, que puedan acceder a la educación, porque la educación es la que rompe cadenas. Los niños de Santiago son tan parecidos a los de México, todos los niños del mundo merecen justicia.

Acabado el mural en México, tu obra se viralizó por las redes sociales, ¿que pensás de eso?
Lo que sucedió con las redes sociales me sorprendió muchísimo; cuando publiqué la foto del mural no lo nombré a Marito Salto, sólo pinté su figura y la gente lo interpretó, lo reconoció y decidió compartirlo. A los pocos minutos, comencé a recibir mensajes de muchísima gente que no conozco y de familiares y amigos, a quienes estoy muy agradecido.

También participaste del Encuentro Internacional en la ciudad de Celaya, en Guanajuato.
En este segundo mural, representamos la hermandad de México con Argentina. En él se pueden ver, animales autóctonos de México, a un joven leyendo un libro y señalando el paisaje. Un escenario de ruinas de la cultura mexicana, titanes, y guerreros. Se puede ver un libro que hace referencia a Martín Fierro José Hernández, como lo más representativo de Argentina. Es un mural que representa lo ancestral, la educación no formal brindada por los más ancianos quienes transmiten sus conocimientos sobre el campo, el sembrado del maíz, entre otras cosas.


Nota sobre el encuentro de muralismo
en Tepeji del Río, MÉXICO




¿Querés contar tu historia?, escribíme a eloisapatat@gmail.com





eloisa patat

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.