“Me siento una ciudadana del mundo y muy orgullosa de ser argentina”



El personaje  / Revista La Columna

Lilián Sayago







Lilián Sayago, dejó Argentina hace 15 años. Santiagueña de raíces, estudió Comercio Internacional en Buenos Aires y luego diseño de moda en Chile. Vive en Amberes, Bélgica, donde se perfecciona en la Real Academia de arte, especializandose en moda teatral. Cumplió uno de sus sueños al inaugurar “Lila Atelier Brides", su taller de diseño y costura para novias modernas con un toque vintage. 

Por Eloísa Patat
www.eloisapatat.blogspot.com.ar
Twitter e Instagram: @eloisapatat




Cordoba, Buenos Aires, Chile y luego Europa. Contános por dónde has estado hasta llegar al día de hoy, viviendo en la ciudad de Amberes, Bélgica. 
Desde Santiago me fui primero a estudiar Abogacía a Cordoba. Con el tiempo, conocí a  Jaap, un chico holandés -hoy mi marido-, y decidí cambiar a una carrera más internacional. Él estaba trabajando en el INTA, haciendo su tesis en Santiago del Estero. Así que me anoté en la Universidad de Belgrano, para estudiar Comercio Internacional y me iba a Buenos Aires a rendir los exámenes.Al poco tiempo, Jaap, tuvo que volverse a Europa y estuvimos cinco años de novio, a la distancia, en una época en la que Internet prácticamente no existía. Recuerdo que nos escribíamos cartas y nos visitábamos cuando se podía. En el 2000, nos casamos en Santiago y nos mudamos a Amberes, Bélgica. 

Junto a su marido.

Luego volvieron a Sudamérica
En el 2003, surgió la posibilidad de regresar, concretamente a Chile a través de la compañía holandesa en la que trabajaba Jaap, la cual quería abrir mercado en esa parte del continente. Vivimos 12 años en Santiago de Chile, hasta que sentimos que ya era el momento de regresar a Europa y así fue como volvimos a Bélgica. 

¿Cómo se conforma tu familia?
Tengo dos hijas una de 6 y otra de 12 que están en la escuela primaria. Ellas son chileno holandesas de nacionalidad. La nacionalidad Argentina no la tienen, por ahora, simplemente por una cuestión de comodidad para viajar, tener varias nacionalidades no es tan cómodo como parece. Ellas hablan español y holandés en casa, pero en el colegio Francés. Bélgica es un país con tres idiomas oficiales: el neerlandés, el francés y el alemán.



Empezaste con la moda en Chile.
Si bien mis estudios en moda los hice en Chile, todo lo que aprendí se lo debo a una gran profesional chilena, Nadima Chakra, quien fue un ángel en el camino y quien me enseñó todos esos secretos que en las escuelas no te se aprenden. Aunque sigo perfeccionándome, en la actualidad estoy estudiando en la Real Academia de Arte, en moda pero sobre todo en vestidos escénicos y vestuario teatral; trabajo con dramaturgos, escritores, guionistas etc.

Estás en un constante aprendizaje.
Así es, mi vida es un camino de constante aprendizaje, este año estoy tomando clases en bordado de alta costura, es un tipo de bordado en particular denominado “broderie d´art o luminiere”. Esta clase de bordado es el que se utiliza en los más importantes ateliers de París.

“Me siento una ciudadana del mundo y muy orgullosa de ser Argentina”


¿Cómo te sentís al abrir tu atelier en Bélgica?
En Chile tenía el atelier dedicado exclusivamente a la realización de vestidos de novia y al llegar aquí a Bélgica estoy enfocada en replicar esa experiencia. Y aprovechando que Argentina podrá dentro de poco importar y exportar, tengo en mente cumplir mi próximo desafío que es tener un taller en Argentina que se dedique a la confección de vestidos de Alta Costura brindando a mujeres escasos los medios, las herramientas y los conocimientos para tener un taller que produzca un producto de nivel internacional. Si bien se encuentra en la fase de “proyecto piloto”, los que deseen conocer un poco más sobre esto pueden ingresar a www.lilabrides.com






¿Cómo es vivir en Bélgica?
El único problema que le encuentro a este país es el clima, la adaptación ha sido fácil por el hecho de estar casada con un holandés, eso nos ha ayudado enormemente en la integración.
Por otro lado, estoy en el corazón de Europa, sede de la Unión Europea y geográficamente estamos en el centro del continente; es un país multicultural, cosmopolita, lleno de cultura y conocimiento. Me siento integrada, y hablo el idioma. También el querer integrarse, la aceptación de que ellos son distintos y no pretender que sean como nosotros, llevar la alegría y la calidez, que tenemos los norteños ha sido la mejor herramienta para una vida feliz.










eloisa patat

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.