El primer periodista en pisar La Doce



El Personaje - Revista La Columna

Fabián Torres

Con Fabián en su visita a Santiago del Estero


Oriundo de la ciudad de La Banda, el periodista deportivo Fabián Torres vive en Madrid (España) desde 1990, trabaja para el prestigioso diario ‘Marca’, es amante del fútbol, hincha de Central Argentino, y fue el primer redactor en subirse a un paraavalanchas con La Doce.


Seguíme en: 


Dejó la ciudad de La Banda en dirección a Moscú en 1990, “todavía existía la Unión Soviética”, remarca Fabián. Era la primera vez que partía hacia Europa, abandonando los cotidianos 40 grados para conocer la nieve a menos 15. El destino lo llevó hasta Madrid, donde nueve años más tarde conocería a una colombiana –Lucía- con quien se casaría y en 2011 tendrían a su hijo Tobías. Su vida está en la capital madrileña, pero sus raíces continúan en Santiago del Estero.

¿Por qué emigraste a España?
La decisión de partir la tomé con otro amigo de mi ciudad -Rubén Santillán-, con la necesidad de conocer un mundo que siempre había imaginado. Mi permanencia en Europa la fui amalgamando con el paso de los días, de los meses. Vas buscando objetivos a corto plazo y, de repente, te encuentras en que te has metido en la idiosincracia del lugar de destino.

Estás casado con una colombiana.
Conocí a mi esposa -Lucía- en 1999, vivimos juntos desde el 2000 y nos casamos un año después. Ella es colombiana, arquitecta y trabaja en una ONG. En 2011 llegó Tobías, nuestro único hijo. Nació en Madrid y, a la semana, lo nacionalicé como argentino. 

¿Cómo es tu vida en Madrid? 
Nuestras vidas han cambiado radicalmente desde que nació el nene, ya que dejamos de hacer cosas que nos apasionaba hacer, cómo el hecho de ir al cine, teatros o salir a cenar sin mirar el reloj. El día a día con él ahora es diferente. Al ser los dos inmigrantes, no tenemos a nadie de nuestras familias aquí, por lo que tenemos que adecuar nuestros horarios laborables para llevarlo y recogerlo del colegio.

Sos hincha de Central Argentino. En España, ¿qué equipo te gusta?
Apenas llegué simpaticé con el Atlético de Madrid, aunque fui mutando por el Barcelona, simplemente porque ofrecía un juego que atraía a los espectadores. Te estoy hablando de la época del ‘Dream Team’ de Johan Cruyff.

Con su mujer y su hijo en España
Has formado parte del diario ‘Marca’ desde el 2002, escribiendo para distintas secciones hasta la actualidad que dirigís la sección América para la web del periódico, ¿cómo llegaste al diario?
Llegué al mundo del periodismo en el 2000, a un canal de cable (vía digital) que luego desapareció y ahí pasé a ‘Marca’. Todo se debe a que al llegar a Madrid comencé a trabajar en un bar en el barrio de la Moncloa, en el que conocí a periodistas del diario. Me hice amigo de toda la redacción gracias a sus visitas al bar y fueron ellos los ‘culpables’ de que esté donde me encuentro en estos momentos. Al principio, comencé en la ediciones de las revistas especiales que salían al comienzo de las Ligas o cualquier evento significativo (fútbol, baloncesto, voleibol, balonmano, ciclismo, tenis, etc.). Luego pasé por el fútbol internacional, con el nacimiento de Tobías pedí que me trasladaran de sección para compaginar los horarios y pasé a hacer Segunda División. Regresé a Internacional y ahora estoy haciendo Marca América para la web.

¿Qué tiene de diferente el periodismo deportivo español con el argentino?
No conozco el argentino más que como lector. Aunque por lo que veo, allí es más accesible el interactuar con los jugadores. Aquí las restricciones para acercarse a ellos son duras y no te sirve que tengas una buena relación con ellos, porque los clubes les tienen prohibido hablar con la prensa si no tienen el aval de la institución.

Luego de tantos años trabajando, tendrás más de alguna anécdota para contarnos.
Las anécdotas son muchas porque conoces continuamente a personas famosas en el ambiente; por ejemplo, entrevistar a Pelé fue mi mayor éxito, por así decirlo, pero la entrevista que más recuerdo es la que le hice a los ‘barrabravas’ de Boca Juniors en Buenos Aires, sobre todo porque fui a verlos con mi esposa y el ambiente que había era tenso. Aunque todo salió bien, ella no estaba cómoda y tampoco de acuerdo en que yo estuviera con ellos. Se enfadó porque acepté la invitación que me hicieron para ir a ver un partido desde el paraavalanchas de ‘La Doce’.


Fabián en La Doce


Entrevistaste a Martín, el jefe de la barrabrava de Boca. ¿Cómo conseguiste que te contara intimidades de su “organización”?
Fue un encuentro pactado en el que hablaríamos de todo, pero no se publicaría nada de la violencia que ellos podrían generar. Como era un producto para el extranjero, lo realizamos más de una manera folclórica. Me llamó la atención la precaución con la que se manejan. Luego me invitaron a ver aquel partido contra Olimpo desde La Doce. Fue algo inigualable. Es realmente cierto aquello que se dice que la tribuna tiembla. Me hicieron pasar unas horas imborrables, de aquellas que nunca olvidaré, porque fui el primer periodista de un medio que se subió al paraavalanchas con ellos.

Luego de que se publicara esa entrevista, se levantaron ampollas entre los medios de comunicación argentinos, porque hasta ese momento nunca se había conseguido declaración por parte de los miembros de La Doce. Se dice que ‘Marca’ pagó por la entrevista.
Sobre ese tema en concreto, Gustavo Grabia demostró ser un auténtico mentiroso y manipulador de la información. Publicó en su diario ‘Olé’ que ‘Marca’ hacía apología del delito y en su libro sobre ‘La Doce’ que habíamos pagado a los barrabravas. Todo esto lo hizo sin contrastar la información y por un recelo al no querer compartir la entrevista con su periódico. Quisiera que alguna vez demuestre lo que dijo. ‘Marca’ no pagó, no paga, ni pagará nunca para hacer un trabajo.

¿Qué opinás de los barras y el fútbol?
Los barrabravas son un flagelo que nunca acabará porque los políticos los necesitan.



Seguí a Fabián en Twitter: @fabiantorres_3




Si querés comunicarte y contar tu historia, escribí a eloisapatat@gmail.com








eloisa patat

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.