De Santiago a Nueva Zelanda



El Personaje - Revista La Columna


Santiago Luque Gel


¡Felicidades a Santiago, que hoy cumple 28 años!


Oriundo de Santiago del Estero, el joven futbolista de 28 años, Santiago Luque Gel fue contratado por el club neozelandés, Karori Waterside Footbal Club, perteneciente a la Segunda División, con el objetivo de conseguir el tan preciado ascenso a la máxima categoría. 

Seguíme en:




Desde el extremo sur de la Isla Norte de Nueva Zelanda, entre un radiante puerto y verdes sierras, se encuentra Wellington, la capital del país donde reside el santiagueño y jugador de fútbol, Santiago Luque Gel, con quien tuvimos el placer de charlar.

Hace pocos meses que estás viviendo en Nueva Zelanda, ¿cómo lo llevás?
La posibilidad de venir a jugar acá se presentó este año, y desde marzo que estoy viviendo acá. Todo se hizo posible gracias a que unos amigos me contactaron con el técnico y coordinador de deportes del club para el que estoy jugando, a ellos siempre les voy a estar agradecido porque uno siempre sueña con vivir algo así, y esta vez me tocó a mí, con la cantidad de jugadores que hay… es una oportunidad que le agradezco a Dios y que estoy aprovechando al máximo. Este es mi primer año fuera, y por supuesto que extraño a mi familia y mis amigos, pero siempre están presentes y nos comunicamos bastante.

¿Cómo es tu día a día?
Es un país maravilloso que te permite hacer muchas cosas; en cuanto me levanto automáticamente nos ponemos a tomar mate, porque vivo con dos compañeros de equipo argentinos, Martín y Facundo, son mi compañía diaria, charlamos, escuchamos música, y cocinamos.
Con respecto al fútbol, vamos al gimnasio cuatro días a la mañana por semana, y luego los entrenamientos técnicos por la tarde los cuales son muy intensos, que en otros equipos no es tan así. No entrenamos en la cancha donde jugamos para cuidar el campo, así que todo se hace en una cancha auxiliar. 


¿Cómo es la Liga?
El torneo dura un semestre, ahora estamos en pretemporada y ya están sorteados los partidos tanto de local como visitante. Por lo general, viajamos cada 15 días, creo que este año tenemos el mejor equipo de la Liga, muy buenos jugadores y tenemos el objetivo de ascender a primera.


¿Es diferente la forma de jugar al fútbol que en Argentina?
Creo que cuando entramos a una cancha, el fútbol es igual y las ganas de jugar son las mismas, cambia un poco en lo físico pero después todo es igual. La hinchada y los fanáticos siempre nos rodean diciéndonos algo bueno y positivo; el club es excelente nunca nos falta nada, los equipos, los elementos de trabajo, el vestuario, todo es super ordenado; por eso esperamos devolverle a esta gente que apuesta por nosotros todo lo que nos están dando con el ansiado ascenso.

Cuando estuviste en Italia, no hablar el idioma fue un impedimento para la comunicación y no te facilitó tus pruebas en un club, ahora que estás en un país angloparlante, ¿cómo te manejás con el inglés?
En la playa con un compañero de equipo
Eso quedará como una gran anécdota, y será tema de risa siempre que recuerde mi llegada sin hablar nada de inglés. Al principio no la pasé bien, pero traté de ponerle humor a la situación. Y el estar aquí ya era un sueño para mí, gracias a Dios tuve personas a mi alrededor que creyeron que podía lograrlo y me ayudaron. 
Soy malísimo hablando inglés, pero tengo muchos amigos que me ayudan, y voy aprendiendo cada día.


Cuando decís que has tenido gente que te ha ayudado, ¿quiénes fueron?
Fueron muchos, que no se enojen a los que no nombro porque sino no terminaríamos más, pero si me gustaría destacar entre todos ellos a Mauricio, el ex vicepresidente de Central Córdoba que junto con Francisco Pece me dieron la posibilidad de debutar en el club de mis amores. Y es cuando empezó todo este sueño, gracias a Héctor "Yoyi" Ayuch que desde muy chico aprendí con él y fue una persona clave que me brindó sus consejos en un momento importante de mi vida, por supuesto a mis hermanas que son las que me apoyan incondicionalmente, saben de lo que soy capaz y a todos lo que siempre estuvieron a mi lado y me dieron y dan la fuerza a seguir. Y no puedo dejar de agradecer a la persona que se jugó y creyó en mi capacidad para que hoy esté jugando en un país extranjero a miles de kilómetros de distancia, a nuestro DT Martín Pereyra García, también santiagueño.


La nostalgia es uno de los sentimientos más vividos por las persona que se van fuera, ¿qué es lo que más extrañás de Santiago además de tus afectos?
La comida, extraño las empanadas, el locro, el asado… Acá tratamos de cocinar y lo hacemos lo más parecido posible, pero comemos por lo general mucha verdura y sano. 




Ficha Técnica

Fecha nacimiento: 24 de junio de 1988

Altura: 1,82 mts.

Puesto: Delantero - hábil con su pierna derecha.

Inferiores: Club Atlético Central Cordóba 

Debut en Primera División: Club Atlético Central Cordóba, 2015.

Equipo Actual: Karoki Waterside de Nueva Zelanda, Segunda División.

Seguilo en Twitter: @santi_luquegel












Curiosidades: Wellington ciudad de Hobbits

La ciudad donde vive Santiago, Wellington, fue utilizada como escenario natural para representar distintas escenas de la trilogía más famosa del mundo “El Señor de los anillos”. Las zonas boscosas de la montaña se convirtieron en los bosques de ´Hobbiton´, donde Frodo y sus amigos se escondían de los jinetes oscuros; el río Hutt, representó al río Anduin; el Parque Harcourt, se transformó en los jardines de Isengard; como así también el Parque Regional Kaitoke se convirtió en Rivendel, lugar en el que Frodo se recuperó luego de haber sido apuñalado. 
En la actualidad, los turistas pueden llegar hasta el lugar exacto de la filmación a través de un camino señalizado, otorgándoles la posibilidad de un mundo imaginario pero real.






Si querés comunicarte y contar tu historia, escribí a eloisapatat@gmail.com












eloisa patat

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.