Un ascenso soñado




Deporte



Martín De León





Nacido en Paraná, Martín De León fue el técnico asistente del equipo de fútbol del Club Patronato durante su campaña de ascenso a la Primera División del fútbol argentino, en 2015. Ahora, será el nuevo técnico de la Reserva, categoría que el club deberá crear para la próxima temporada.



Con 45 años y más de 20 de experiencia en el fútbol argentino, Martín De León realizó su carrera como jugador de fútbol en el Club Patronato de Paraná, desde sus divisiones inferiores y hasta la primera local. A los 23 años, dejó de jugar y empezó a trabajar como colaborador en planteles de Primera División, para luego seguir creciendo profesionalmente en distintos clubes del país de las categorías Argentino A y Nacional B. Hasta que, en 2008, volvió a Patronato como ayudante de campo y, desde ese momento, ha desempeñado distintos cargos en la estructura de fútbol del club. “Mi primer gran éxito llegó en 2010, cuando siendo yo segundo asistente y entrenador de arqueros para el DT Marcelo Fuentes logramos el ascenso al Nacional B. Desde entonces estuve vinculado al club como ayudante de técnicos en sus categorías inferiores, hasta que llegó Iván Delfino, quien me solicitó como su ayudante”, relata. Juntos lograron el gran éxito de llevar a Patronato a la Primera División del fútbol argentino y, ahora, Martín, profesor de educación física y técnico nacional de fútbol, será el nuevo técnico de la Reserva, categoría que el club deberá crear para la próxima temporada.


¿Cuantas veces soñaste ser parte de un plantel que logre ascender a la máxima categoría del fútbol argentino? 
El sueño de todo gurí en Argentina, que empieza a jugar al fútbol, es jugar en primera división; desde chiquito jugaba a relatar los partidos, soñaba con jugar un partido de primera en una cancha de primera, pero sinceramente desde que trabajo dentro del fútbol,  no era un sueño personal el hecho de ascender a Primera División; por lo general los equipos en los cuales trabajaba en el Nacional B eran de mitad de tabla y no de los que peleaban la punta. Lo que uno siempre espera o se esfuerza, es para que el buen trabajo profesional seguido de una buena temporada, te lleve a que te contraten de un equipo de primera. 

¿Cuándo te diste cuenta que el ascenso con Patronato podía convertirse en realidad?
Faltando 10-12 partidos, en agosto del año pasado, cuando se acercaba el final del campeonato y seguíamos arriba en la tabla, creo que todos empezamos a soñar y nos pusimos como objetivo concreto el ascender.

El arquero Sebastián Bertoli, tras atajar el penal
que le dio el ascenso a Patronato
Patronato se jugó el ascenso a dos finales, contra el equipo de Tandil Santamarina. El primer partido se perdió de visitante por 3 a 1, pero el segundo se ganó de local 2 a 0, logrando el empate y la definición por penales. Igualados a cinco, el campeonato se definiría gol a gol, ¿cómo viviste el instante en que Diego Martínez anota el sexto penal para Patronato y luego Bértoli se desliza hacia su derecha para atajarle el penal a Gaspari, convirtiendo a Patronato en un equipo de Primera División del fútbol argentino? 
Realmente es algo muy difícil de describir con palabras. El partido en sí, ya tenía una carga emotiva extraordinaria, teníamos que ganar mínimamente por dos goles de diferencia. Aunque en el primer tiempo tuvimos muchas opciones de gol a favor, nos fuimos al descanso empatados a cero. Luego vinieron los dos goles.  Cuando el árbitro pita el final del partido le pregunto a Iván: “¿Tenés los pateadores?”. Y me contestó que sí, eran los que habíamos pensado. Durante la semana, habíamos ensayado penales y la verdad que los pateadores habían estado muy bien, dejándonos tranquilos a todos. Entonces, nada más anoto el orden y a sufrir, porque se sufre mucho en los paneles, más cuando se define algo tan importante como un ascenso. Y a pesar de lo que se jugaba, sinceramente, fue una serie de penales pateada de forma impecable; uno tras otro, los nuestros y los de ellos acertaban pateando muy bien. Nuestro arquero siempre pateó los penales durante los partidos de la temporada, y en la serie, el cuarto fue el suyo. 
Martín con uno de los jugadores durante la gran final
Pero yo íntimamente estaba convencido de que Sebastián iba a atajar un penal, no sé explicarlo, era como que sabía que en los penales nos iba a tocar a nosotros, como que era una cosa de justicia divina, porque habíamos sido muy superiores a Santamarina en los dos partidos. Recuerdo que estaba parado entre Cesar Córdoba (entrenador de arqueros) y Agustín Bossio (arquero suplente), cuando Diego Martínez pateó el sexto que era muy importante, con una jerarquía y precisión impresionante, eso nos dio mucha confiaza. Y después el momento culminante, cuando Seba va hacia su derecha y tapa el penal de Gaspari, una emoción, alivio indescriptible, me abracé con Iván en un abrazo interminable, al que se añadieron otras personas pero sinceramente, todo sucedió tan rápido que no recuerdo quienes eran. Y lo que si me acuerdo, era que a todo el que me abrazaba le repetía la misma frase “Lo hicimos, lo merecíamos, lo hicimos, lo merecíamos”. Luego un abrazo atrás otro, con todos los que me cruzaba, jugadores, dirigentes, hinchas, todos en un solo grito: ¡¡¡ascendimos a primera, ascendimos a primera!!! 


GOLES, PENALES Y ASCENSO 



¿Quién fue la primera persona que llamaste y quien la primera que te llamó?
La primera persona que me llamó no lo puedo precisar, porque abrí el teléfono mucho tiempo después de que terminara el partido y tenía más de 130 mensajes de felicitaciones… Pero sí sé para quien fue mi primer llamada, fue a uno de mis hermanos, Santiago, el menor de los cinco, porque faltaban bebidas para el festejo en el vestuario y lo llamé para que me trajera algunas, pero ya no estaba en la cancha. Como se había ido para el centro, cuando iba caminando al lugar donde nos juntamos a cenar para festejar, nos encontramos en una esquina y nos dimos un gran abrazo… no me voy a olvidar nunca más de ese pequeño instante.

Martín, es el cuarto de izquierda a derecha, junto
al resto del cuerpo técnico
Ahora que la euforia del ascenso ha mermado, que han tenido la posibilidad de festejar y rever esta temporada que pasará a la historia del club. Resumimos cómo fue este año.
Fue una temporada maravillosa, no solo por el logro sino también por todo lo bien que trabajamos a lo largo del año. Empezó con muchas complicaciones, con el club golpeado por no haber ascendido en el torneo de los diez ascensos, con incertidumbre de cómo iba a responder la gente luego de tal desilusión, pero dentro del grupo de trabajo rápidamente encontramos la química, los jugadores se brindaban por completo, entre todos sabíamos disimular las cosas que faltaban, y pudimos construir un grupo humano solidario y batallador, que dejó todo en cada entrenamiento y en cada partido y que más allá de algunas derrotas se puso como objetivo el ascenso en un determinado momento e hizo todo lo necesario para conseguirlo. Todos -jugadores, cuerpo técnico, dirigentes, colaboradores e hinchas- siempre con mentalidad positiva y empujando hacia adelante, esa actitud hizo que pudiéramos coronar la temporada con este logro tan soñado.


LO QUE VIENE

Serás el nuevo DT de la Reserva de Patronato, ¿cuáles son los planes para la próxima temporada?
Como el club ascendió debemos formar la reserva. Como Técnico de la misma, nuestros objetivos son varios: primero poder brindarle a los jugadores jóvenes del club condiciones de trabajo lo más parecidas al fútbol profesional, trabajar en paralelo con la primera división, cosa que si la primera necesita un jugador de los chicos de reserva, estos estén a mano y en conocimiento de cómo juega el primer equipo. También darles rodaje en reserva a chicos para continuar su formación, para que estén más preparados para jugar en primera.
Vamos a encarar la temporada con mucho entusiasmo con las cosas que hay que poner en movimiento en la institución; la reserva es una categoría nueva en el club, que tenemos que crear de cero, y quiero dejar bien armada la estructura de trabajo para los años siguientes. Pienso que en las divisiones inferiores, hay que priorizar la formación del futbolista, así que seguiremos trabajando sobre el desarrollo físico-técnico-táctico-actitudinal y emocional de los jóvenes jugadores del club. Vamos a estar dispuestos a aprender de cada experiencia que nos toque e iremos con mucha cautela con la exigencia de los resultados, somos conscientes de que esto es nuevo para todos y lo tenemos que empezar a desarrollar.

¿Qué te apasiona del futbol?
Me apasiona el juego, amo el juego. Desde que tengo memoria jugar a la pelota es lo que más me gusta, y lo que más disfruto; toda mi vida me gustó el deporte y la actividad física siendo el fútbol mi preferida. Tomando una frase de un gran técnico, me hice entrenador para, no pudiendo ya jugar,  estar lo más cerca posible de la pelota.

Y Patronato…
Digo siempre que Patronato más que mi segunda casa, es el patio de mi casa; porque desde los ocho años que voy al club a jugar a la pelota. Patronato es un gran referencia de mi vida, uno de los centros de pertenencia más importante de mi historia personal. Viví de chico en el barrio, iba con mi viejo o mis tíos a ver los partidos, hice toda mi corta carrera deportiva como futbolista en el club, desde inferiores a primera división local y trabajé acá trece de los casi 21 años que llevo en el fútbol profesional. Patronato es muy importante porque me críe, crecí, me desarrollé deportiva y profesionalmente dentro de esta institución de la cual me siento parte.

El plantel que logró el ascenso, haciendo historia
en el Club Patronato


¿Cómo ves al fútbol argentino?
Desde lo deportivo, lo veo con preocupación; el juego a pasado a un segundo plano y eso no me gusta. Por varios motivos, todos estamos más preocupados por las cosas que rodean al fútbol que por el juego en sí mismo, se habla poco del juego, se piensa poco en él y se menosprecia la calidad o la belleza del juego poniendo como único valor existente al resultado. Esto hace que cada vez haya menos buenos jugadores, menos buenos partidos y es un círculo vicioso, en el cual jugar se disfruta menos. 
En Argentina, el fútbol es un hecho cultural tan grande que responde básicamente a la pasión, las cosas que suceden son muy difíciles de explicar a través de un razonamiento lógico. Por esta pasión, que se genera suceden cosas muy buenas y otras que no son tan buenas. Ver nuestra plaza de Mayo llena de gente llorando, abrazándote, agradeciéndote por el ascenso, es algo que emociona y me llena de orgullo. Pero ese mismo sentimiento hace que alrededor del fútbol giren otras cuestiones (mucho dinero, poder, influencias) que lo convierten en caldo de cultivo para conductas violentas, delictivas y especuladoras, que a mi criterio ponen en jaque la esencia misma del juego, al que estamos descuidando mucho.




eloisa patat

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.