Payamédicos




Solidaridad


Karina Garbezza






Con sus “jeringaracas”, mitad jeringa mitad maraca y “estetosflorios”, un estetoscopio con una flor, los voluntarios van camuflados en sus coloridas batas de médicos, bajo pelucas de colores y detrás de enormes narices anaranjadas. Estas personas solidarias brindan su tiempo con el objetivo de generar una sonrisa y llenar de energía a las personas que atraviesan por momentos delicados de salud, con técnicas teatrales adaptadas al ámbito hospitalario con una ética, estética y deontología propia. Los payamédicos favorecen al estado emocional del paciente hospitalizado y las endorfinas que suelta el cuerpo gracias a las risas que ellos suscitan, contribuyen a fortalecer el sistema inmunológico. 




Karina Garbezza, es paranaense, tiene 44 años, empleada administrativa y hace unos años decidió compartir su tiempo y su vida con otros payamédicos. “Lo que me motivó y sigue siendo mi motor, es el deseo de poder entregar parte de mi tiempo, de mi vida, y aportar un granito de arena para intentar hacer un mundo mejor. Puedo asegurar que soy plenamente feliz. Payamédicos no es solo ir al hospital, ponerme el traje y la nariz. Es una experiencia que atraviesa mi vida, que me permite verla de una manera diferente y lo más lindo es poder compartirlo con otros que tienen el mismo deseo”, relata Karina.


¿Cuándo te convertiste en una payamédico?
Soy parte de los payamédicos hace dos años. Hice el curso en el año 2012 y una vez terminado, comencé las “payantías” en el hospital y en mayo de 2013 fue mi  “payarecibimiento”.


Contános sobre el  doctor José Pelluchi, fundador  de la ONG Asociación Civil  Payamédicos en 2002 y a la cual pertenecen los payamédicos.
José Pelluchi además de ser médico psiquiatra, dedicó su vida al teatro. Todo comenzó cuando José empezó a llevar sus personajes a la terapia del hospital donde trabajaba y los médicos y enfermeros comenzaron a darse cuenta que, luego de esas pequeñas intervenciones, los pacientes necesitaban menos dosis de analgésicos y calmantes, mostraban ciertas mejorías, lo cual fue un disparador para que se desarrollara lo que es hoy payamédicos a nivel nacional.



¿Cuál es el objetivo primordial de los payamédicos?
Nuestro objetivo es, fundamentalmente, contribuir a la salud emocional de la persona hospitalizada o en situación de vulnerabilidad. Generar un espacio de encuentro, de agenciamiento, en el que en este acercamiento entre produciente-payamédico, la persona pueda, desde su posibilidad, su deseo, y su potencia, producir algo, expresar, reconociendo y descubriendo sus aspectos "sanos". Lo fundamental es desdramatizar el ambiente hospitalario, mostrando al paciente, sus familiares, al equipo de salud y a las personas que trabajan allí, que la risa, el humor, la fantasía pueden ser parte de su vida en el interior del hospital.
Todo esto se hace mediante intervenciones a través de la técnica del payaso; con una ética, estética y deontología propias.


En el Hospital San Martín
¿Qué beneficios genera la risa en el paciente hospitalizado?
Actualmente, hay consenso científico acerca de que un estado de ánimo optimista sostenido previene y/o mejora la evolución y pronóstico de varias enfermedades. Esto se debe a la presencia de endorfinas que se liberan en el acto de reírse, lo cual beneficia las defensas del organismo. 


¿Cómo suelen reaccionar los enfermos y sus familiares a las visitas de los payamédicos?
La mayoría nos recibe y se deja llevar, entra en el juego, en la fantasía. Los niños más aún porque de algún modo es más natural para ellos. Si eso no ocurre, somos muy respetuosos de cómo las personas se sienten y si no quieren que entremos o nos acerquemos, seguimos nuestro camino.






¿Cómo es un día en el trabajo del payamédico?
Te cuento cómo es más o menos una tarde en el hospital. Llegamos, vamos al auditorio, que es el lugar cedido por el director. Allí nos vamos encontrando y dos de nosotros nos encargamos de hacer el “payapase”, que consiste en acercarnos a los enfermeros de cada servicio para consultarles qué pacientes podemos ir a ver, sus patologías y sobretodo su estado emocional. Volvemos, compartimos esta información con nuestros compañeros, definimos quiénes vamos a ir a cada sector y cómo vamos a formar los dúos o tríos -nunca vamos solos-, nos cambiamos, nos ponemos el traje y llamamos a los doctores. Una vez que nos colocamos la nariz, de algún modo desaparecemos y surge el payaso que llevamos dentro. Nos sumergimos en un mundo de magia y fantasía y salimos hacia las habitaciones.
Las intervenciones duran alrededor de 10 a 15 minutos. La idea es irnos cuando el paciente (a quien llamamos produciente) está con la energía bien alta. Una vez que terminamos, vestidos ya de civil, hacemos el “payabalance”, es decir, reconstruimos las intervenciones, compartimos lo que sucedió y especialmente si hubo alguna captura o  situación particular que necesitemos resolver.


En el Hospital San Roque
¿En qué hospitales de la ciudad de Paraná participan?
En Paraná, concurrimos a los dos hospitales, el Materno Infantil San Roque y el hospital de adultos San Martín. Personalmente, asisto a este último, donde intervenimos en los servicios de clínica médica, hematología y ginecología. También hemos visitado hogares de ancianos donde nos han invitado y hacemos "desembarcos" en los que compartimos un rato de encuentro y juegos con los abuelos que viven ahí.



¿Cómo se puede ser parte de esta organización?
Para ser payamédico hay que hacer una formación que consiste en un curso que dura aproximadamente cinco meses, y consta de una parte práctica que tiene que ver con la payateatralidad: herramientas y técnicas, que utilizamos en las intervenciones, y otra parte más teórica que tiene que ver con los fundamentos científicos, filosóficos y éticos. El único requisito es tener el secundario completo. No es necesario tener conocimientos previos, ni ser personal de salud.







Otros dispositivos:

Payasol, movimiento surgido a raíz de las campañas de fomento para la donación de órganos. Payaseñas, trabaja con personas sordas; Payaballo (equinoterapia), Payapaseos, eventos realizados en cualquier espacio público con el fin de llenarlo de color, ternura, y alegría; Payasentidos, aplicación de la ética, estética y poética de payamédicos en las intervenciones con personas ciegas o con baja visión, entre otros.





Solicita más información sobre los nuevos cursos de payamédicos:


Email: karinagarbezza@hotmail.com (Karina Garbezza)

eloisa patat

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.