Antiprincesas: cuentos de mujeres reales para niños reales




Nota de tapa



Nadia Fink





Adiós a las princesas que aguardan pacientes en las altas torres de los castillos en un reino lejano y bienvenidas las “antiprincesas”: mujeres cercanas y pertenecientes a nuestro pasado. Antiprincesas es la nueva colección de la periodista, redactora y editora Nadia Fink, en la que relata la vida de mujeres reales, líderes, creativas, luchadoras y trasgresoras en sus épocas. Heroínas como Frida Kahlo o Violeta Parra son las protagonistas de cuentos biográficos que invitan a romper con los estereotipos físicos y culturales que rodean la crianza de nuestros hijos. 


Seguíme en: 


“Para jugar hay que ensuciarse”. Así comienza el prólogo del libro sobre la vida de Frida Kahlo, y continúa: “¿Por qué siempre que nos hablan de historia nos cuentan sobre mujeres y hombres ‘importantes’? ¿Importantes como las princesas tan bien vestiditas que no pueden salir a jugar a ensuciarse?”. 

Las editoriales Sudestada y Chirimbote, de América Latina, junto a Nadia Fink –actual redactora y editora de la revista Sudestada, del portal Marcha Noticias y de la editorial El Colectivo en Argentina– y el ilustrador Pitu Sáa, presentaron los primeros libros de la colección denominada Antiprincesas, que promete romper con los tradicionales cuentos de hadas, princesas y reinos lejanos de fantasía. A diferencia de los clásicos relatos infantiles, estas historias, apoyadas por un relato no lineal e ilustraciones coloridas, cuentan la vida de mujeres destacadas de la cultura y de la historia latinoamericana. Ya se publicaron las dos primeras ediciones, dedicadas a Frida Kahlo y Violeta Parra, y próximamente saldrá a la venta el tercero de la serie sobre la vida de Juana Azurduy.

¿Cómo surgió la idea de crear la colección Antiprincesas?
En principio, surgió con la idea de contar historias de mujeres reales. Luego vimos que esas mujeres reales se oponían a los estereotipos que nos vienen mostrando desde hace años a través de cuentos clásicos y también los reversionados por Disney. De ahí la idea de oponerlas a estas princesas clásicas y a la espera de ser rescatadas por un príncipe.

Ilustración dentro del libro de Frida Kahlo
¿A qué público va dirigida la colección? 
Pensamos en niñas y niños de entre 3 y 13 años, pero nos sorprende la cantidad de adolescentes y de público adulto que también los disfruta.

Ya se publicaron las dos primeras ediciones, dedicadas a Frida Kahlo y Violeta Parra. ¿Qué
criterios siguen para la elección de cada “antiprincesa”?
Tenemos en cuenta mujeres que hayan desafiado su tiempo, que hayan traspasado límites, que se destaquen en algún aspecto (arte, luchas, política, etc.), que desafíen el rol que se le otorgaba a la mujer en esas épocas, que vivan con alegría, que sean profundamente latinoamericanas y que salgan en busca de sus ideales.

¿Por qué elegiste a Frida Kahlo para que fuera la primera? ¿Qué rasgos de su vida has querido resaltar?
Frida es una figura que siempre me atrajo, ya la había investigado en profundidad y creo que puede mostrarse que no se trata sólo de un ícono, sino que tiene características muy profundas: además de todo lo que mencioné anteriormente como “antiprincesa”, Frida tuvo la virtud de reconstruir su cuerpo fragmentado a través del arte y del goce: recreándose en el lienzo o poniendo a disfrutar su cuerpo con diversos y diversas amantes, bailando y cantando. Además del arte popular que representó, siempre bregó por una construcción colectiva.



¿Cómo abordás las temáticas de las experiencias de vida de estas heroínas: logros y triunfos como así también sus frustraciones, miedos, infidelidades, la lucha por la liberación, su relación con la política, etc.?
Tratamos de hacerlo a través de un lenguaje sencillo, que no deje a niñas y niños fuera de ninguna experiencia que hayan tenido estas mujeres (como parte de esas vidas únicas, sí, pero también como las vidas de mujeres comunes: con buenas y malas, alegrías y tristezas). Creemos que la infancia cuenta con su diversidad y apertura propias, y que hay que fomentar y acompañar en vez de cercenar. 

¿Existen complicaciones a la hora de adaptar el lenguaje para la comprensión de los niños?
Sí, es un lindo desafío que encaramos con respeto y con los oídos abiertos a lo que nos llega luego como devolución.

El modo de leer y vincularse con el texto escrito se encuentra en plena mutación. Ahí es donde la parte visual juega un papel importantísimo y se plasma el arte del ilustrador Pitu Sáa, ¿con qué tipo de dibujos e ilustraciones nos vamos a encontrar al leer los libros? ¿Quién más conforma el equipo? 
Pitu es el 80% de la colección, digo yo. Sus dibujos inspiran y, además de ser muy atractivos, emanan mucha sensibilidad. Como nuestra propuesta es desafiarnos en cada libro, Juana Azurduy trae indagaciones nuevas en materia de ilustración, será una sorpresa… El equipo se compone además del diseñador, Martín Azcurra, que es quien le brinda el colorido, la dinámica y el tratamiento del libro a partir de las nuevas tecnologías que dominan tanto las chicas y los chicos. Por eso los libros son interactivos, con ventanas, preguntas, definiciones… no son lineales.





Los cuentos finalizan con una serie de actividades a realizar por el niño junto con el adulto, ¿qué tipo de actividades son y qué fin persiguen? 
Las actividades son propuestas para que las y los adultos que acompañen la lectura puedan seguir trabajando más allá del libro. Son disparadores que nos surgieron mientras hacíamos los libros y decidimos plantearlos para que se pudieran seguir trabajando.

Nadia Fink
La colección ha calado en gran parte de Latinoamérica y ha llegado hasta Europa, ¿por qué creés que ha tenido tanto impacto, sobre todo en el público adulto y en los padres que están eligiendo este tipo de literatura para sus hijos dejando de lado los típicos cuentos de príncipes y princesas?
Evidentemente, es una época en la que la cuestión de género está sobre la mesa. El “Ni una menos” en la Argentina fue una clara muestra de que los temas de violencia, abusos, estereotipos necesitan trabajarse en toda la sociedad para que las mujeres dejen de estar alertas ante los lugares relevantes que ocupan desde siempre. En ese sentido, la historia y los medios de comunicación muchas veces se han ocupado de silenciarlas, correrlas, ponerlas en lugares de objeto… creo que padres, madres, docentes y demás adultos quieren aportar otras miradas más auténticas a sus niñas y niños sobre las mujeres. Las princesas son muy lindas y atractivas pero creo que tienen un punto de saturación en, sobre todo, los y las adultos.

En ese sentido, ¿cuál es tu percepción sobre la realidad de la mujer, sobre todo en Argentina?
Como dije, creo que hubo avances en materia de género pero sigue siendo un desafío enorme porque con tantos años de lucha por la igualdad (o, incluso, simplemente por ser vistas) por parte de las mujeres, el machismo se resiste a abandonar el lugar de privilegio. Sin ir más lejos, tuvimos una presidenta mujer y los calificativos que se usaron para insultarla no los hemos escuchado en casos de presidentes hombres… es un camino largo pero que se construye con paciencia y creemos que comenzarlo desde la infancia es una tarea que nos debemos.

¿ Y cuál es tu opinión sobre la imagen “clásica” de las princesas (por ejemplo, las de Disney)? ¿Creés que habría que suplantarlas por las antiprincesas o puede haber una coexistencia entre estas dos figuras infantiles?
Si bien les pusimos “anti”princesas, creemos que no hace falta desterrar a ninguna de las princesas que están en la vida cotidiana de las y los chicos de hoy (y que fueron también parte de nuestra infancia). Nuestra propuesta es sumar otra mirada: la de mujeres que construyen colectivamente, que no sólo continúan mandatos familiares, que no siempre son felices por la llegada de un príncipe, que no son perfectas ni curvilíneas sino diversas en cuanto a colores, formas, tamaños y deseos.

En breve, se publicará la historia de Juana Azurduy, ¿cuáles serán las siguientes antiprincesas? ¿Habrá alguna argentina?
Falta muy poco para Juana, sí. Y ahora empezamos recién a pensar la siguiente, que será seguramente argentina… nombres hay muchos, porque nos aportan las y los lectores también: Tita Merelo, María Elena Walsh, Alejandra Pizarnik, Alfonsina Storni, Niní Marshall… habrá que ver por dónde empezamos.





Conseguí los libros de la Colección Antiprincesas en:

Email: info@chirimbote.com.ar










eloisa patat

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.