Locos por el fútbol


Nota de tapa


Mundial Brasil 2014



Un grupo de amigos de Paraná, locos por el fútbol, viajarán al Mundial Brasil 2014.  Apasionados y motivados por cumplir el sueño de todo argentino, compraron un colectivo y lo convirtieron en motorhome para seguir a la Selección durante todo el campeonato. Trabajan día a día esperando a llegue el tan preciado sábado 7 de junio, cuando partirán hacia tierras brasileras.





Un grupo de amigos paranaenses se unieron para hacer realidad un sueño común: vivir la experiencia de seguir a la Selección Argentina de fútbol por todo el territorio brasilero durante la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014. El equipo titular de los once jugadores que viajarán está conformado por: Juan Pablo “Palanquita” Noriega, Santiago “Alfo” Alfieri, Álvaro “Pololo” Gabas, Diego “Betao” Bevilacqua, Maximiliano “Ricardi” Rodríguez  Paulín, Nicolás “Molfino” Almeida, Augusto “Cabezón” Ramos, Luciano “Nito” Armando, Lionel “Mono” Ruggia, Juan Martín Alfieri y Luis “Luisito” Saxer. “Somos como las hormigas, trabajamos juntos y cada uno hace sus aportes desde donde puede, aprovechando nuestros conocimientos profesionales. Tenemos ingenieros, contadores, comunicadores, abogados, financistas, mecánicos, buscavidas... un poco de todo”, comenta Juan Martín, uno de los integrantes de Mundial Andando, nombre con el que identifican al grupo y al proyecto.



¿Cómo surgió esta locura de idea?
Fue en una noche de enero de 2012. En el medio de una conversación de sobremesa como cualquier otra, alguno dijo: “Qué lindo sería ir todos juntos al Mundial”, a lo que otro replicó: “¿Y qué tal si compramos un cole, lo transformamos en motorhome y hacemos la historia completa?”. Brindamos y comenzamos a armar la locura. Durante todo 2012 visitamos diferentes empresas para ver bondis. En total revisamos cinco vehículos. En marzo de 2013 se nos acercó Luis, quien ahora es nuestro chofer y mecánico oficial, para darnos el dato de este colectivo. Estaba en María Grande, a 80 kilómetros de Paraná. Nos reunimos con el dueño, quien comprendió nuestra situación, nos dio las mejores facilidades de pago y cerramos el acuerdo. Un mes más tarde lo trajimos a nuestra ciudad y comenzamos a reformarlo.

La reconstrucción del colectivo no es tarea fácil, ¿cómo se distribuyen las labores?
Por suerte contamos con integrantes que tienen distintas profesiones y por ende aportan diferentes conocimientos, dependiendo del terreno laboral en el que se desempeñan. Cada uno comparte lo que sabe y el resto aprende lo que no conoce. Tenemos ingenieros, mecánicos y otros relacionados con la construcción; ellos tienen las herramientas necesarias y saben exactamente cómo sacar adelante el trabajo del diseño interior del motorhome. Y el resto somos una especie de peones de obra. En mi caso, soy Comunicador Social y llevo la comunicación y las relaciones con los medios de prensa. Estamos bien organizados, tenemos reuniones ordinarias fijadas por estatuto, en las que repartimos las tareas a realizar. Si bien la reconstrucción es la actividad más dura y la que nos demanda la mayor cantidad de tiempo, este proyecto tiene muchas aristas en relación a lo económico, lo legal, lo administrativo, lo publicitario y lo comunicacional. 

Son un grupo numeroso que compartirá el motorhome por más de un mes, ¿cómo están organizados en relación a lo que será la convivencia?
Al comenzar el proyecto firmamos un estatuto interno. Lo escribió Santiago y lo ajustamos entre todos. La idea es tener las cosas claras entre nosotros, en todos los sentidos posibles. Entre ellos, claro está, la convivencia. Lógicamente, cada uno tiene sus mañas y tenemos que vivir un mes completo en el cole. Algunas de las cuestiones contempladas son: cuidar todos los bienes de Mundial Andando; responsabilizarse cada uno por su conducta; prohibir el traslado de sustancias prohibidas en la carga del motorhome; acondicionar e higienizar el colectivo en grupos de trabajo de acuerdo a una programación semanal; responsabilizarse cada uno por su higiene personal y el orden de su equipaje y pertenencias, entre otras cosas. También estableceremos un cronograma de salidas hacia cada plaza, que indicará el horario y lugar de partida, para que sea respetado por todos.

¿Y con respecto a la conducción del motorhome?
Luis es nuestro chofer y mecánico principal. Fue él quien nos sugirió adquirir este colectivo y se ofreció a sumarse al equipo. Por suerte, sabe mucho de motores y es conductor de colectivos de larga distancia. Pero él solo no puede manejar durante toda la estadía, por lo que decidimos como grupo que dos de los nuestros (Juan Pablo y Nito) realizaran el curso para rendir el examen que los habilite a manejar esta bestia andante. 

¿Tienen lugar para recibir invitados?
Sí, uno. El cole está preparado para albergar a doce personas y nosotros somos once viajeros. Ese lugar está reservado para amigos que viajen al Mundial pero que por diferentes motivos no se han podido sumar plenamente al proyecto. Hay varios que quieren ir, pero no pueden estar todo el tiempo que nosotros pretendemos invertir. Hay que ver cómo se portan. 

Foto: Emiliano Patat
¿En qué fase del proyecto se encuentran?
Estamos en la recta final. Después de tanto esfuerzo, casi un año de trabajo constante, estamos a punto de completar el proyecto. Las fisionomías externa e interna del colectivo cambiaron radicalmente. Tratamos de optimizar cada centímetro. A vuelo de pájaro, vale decir que tenemos un hogar sobre ruedas con habitación para doce personas, cocina, living-comedor y cabina del conductor. Estamos en condiciones de presentarlo para la aprobación reglamentaria, lo cual implica una satisfacción inmensa por sentir que la tarea está cumplida, un orgullo muy profundo por haberlo hecho entre amigos y un alivio tremendo porque significa que vamos a poder descansar un poco antes de viajar a Brasil. 

¿Cuándo parten hacia Brasil?
Nuestro proyecto es viajar el fin de semana del sábado 7 o domingo 8 de junio. Eso nos permite tener un margen para cualquier eventualidad y llegar a San Pablo o Río de Janeiro (todavía no hemos decidido ese primer destino) antes del 12 de junio, jornada en la que se inaugurará el Mundial. Luego, a partir de que Argentina debute el 15 de junio en el Maracaná, la idea es acompañar a la Selección en todo su recorrido mundialista. El sueño es llegar junto a nuestro equipo hasta el 14 de julio, de nuevo a Río, y culminar esta experiencia celebrando el campeonato. 

Desde que comenzaron el proyecto, ¿ha habido algún cambio en la plantilla?
Para nada. Al contrario, el equipo se afianzó definitivamente y todos laburamos como las hormigas: juntos, intensamente, y en la misma dirección. Lógicamente hubo momentos difíciles. Las dinámicas de grupos son complejas. Somos un grupo numeroso y cada uno tiene una personalidad distinta en todo sentido. Es un proyecto largo y requiere mucho compromiso y constancia. Sin embargo, lo más importante es que en ningún momento el grupo tambaleó. Nunca pensamos en abandonar. Cuando la cosa se ponía complicada para uno, ahí estábamos los demás para bancar la parada. 

¿Qué problemas han tenido que sortear durante la reconstrucción del motorhome?
No ha habido problemas puntuales que pongan en jaque el proyecto. Nos estancamos en fases esenciales de la programación, pero fueron cuestiones que pudimos resolver invirtiendo esfuerzo personal y económico. Actualmente, más allá de que estamos en la recta final de la construcción del motorhome, aparecen problemas específicos de la logística del viaje. El alojamiento lo tenemos visto, pero no hemos podido cerrar las reservas y es un tema muy importante para nosotros. Mientras antes podamos confirmar el lugar de hospedaje, mejor. 

También están padeciendo el problema más complicado: obtener las entradas para los partidos. ¿Han podido conseguirlas?
No hemos tenido suerte aún con respecto a las entradas. No tenemos tickets para ningún partido y es una inmensa preocupación para nosotros. Sabemos que hay dos mundiales: uno dentro y otro fuera de la cancha. El de las calles seguramente será fascinante, asombroso, pero el de los estadios va a ser apasionante. En nuestro viaje ideal, disfrutamos de ambas esferas. Soñamos con conseguir las entradas, con comprarlas para poder vivir ambas experiencias.

                                         

¿Dónde radica el problema de las entradas? 
El problema está en el sistema planteado por FIFA. Es por sorteo y no hemos tenido suerte. A priori, se evidencia que la intención de la organización es ir contra quienes compraban miles de entradas para luego revenderlas, pero la solución ha sido aún peor. En nuestro caso, por ejemplo, todos estamos inscriptos en la web oficial, pero no hemos podido ganar la posibilidad de adquirir ni un pase para ver a la selección. Ojalá se abra una puerta antes de viajar al Mundial. 


Mundial Andando se está proyectando como icono de la ciudad de Paraná y la pasión por el fútbol. ¿Cómo está tomando el grupo la exposición a la prensa deportiva del país y la fama alrededor de sus integrantes? 
Se vive con naturalidad porque tenemos el norte muy claro. El objetivo es el mismo para todos y eso permite que no existan mareos. Sea en el medio que sea, cuando accedemos a las entrevistas es, simplemente, porque desde que comenzamos a construir esto quisimos contar esta historia, nuestra historia. La idea es la misma desde el primer minuto: dar cuenta que los sueños, por minúsculos o grandiosos que sean, se pueden concretar. Que hace falta tener convicción, compromiso, tenacidad, y pasión. Que no hay que bajar los brazos en las malas, que hay que trabajar en equipo y confiar en el que tenemos al lado. Lo demás es anecdótico. Lo que nos brindan los medios no es fama, sino la posibilidad de llegar a más personas, de entusiasmarlas a animarse. Y, de corazón, estamos profundamente agradecidos con todos los periodistas y productores que nos dieron espacios para ayudarnos a construir este sueño.  

¿Qué les dice la gente en la calle cuando los ve pasear en el motorhome por la costanera de Paraná?
¡El aliento es incondicional! Gritan de lejos o se acercan para charlar. Pero, en todos los casos, son palabras de apoyo constante. 

¿Tienen pensado hacer con el motorhome luego del Mundial 2014?
Por el momento el objetivo es vivir la experiencia de Brasil 2014. Después veremos. Aún no hemos definido qué vamos a hacer con “la bestia” una vez que volvamos. Hay muchas opciones que contemplar, la más sencilla y conservadora sería vender el colectivo, pero es la última de las opciones que manejamos. Lo que queremos es quedárnoslo para continuar disfrutándolo por mucho tiempo más. Pensamos en encarar vacaciones con amigos, novias y/o en familia. En este mismo plano, un nuevo sueño que tenemos entre manos es viajar en el colectivo al Mundial de Rusia 2018 todos juntos, nuevamente. Pero vamos por partes, primero lo primero así no nos mareamos.


Con el apoyo de Schneider


Para llevar adelante el proyecto cuentan con el apoyo de Cerveza Schneider. ¿En qué consiste? 
Gran parte de la financiación de este proyecto la realizamos con recursos propios, cada uno ha buscado la manera para juntar cada peso y afrontar los pagos. Somos todos trabajadores, nadie ha recibido nada de arriba o de manera fácil. Sin embargo, a fines de 2013 apareció Cerveza Schneider y nos dimos un buen abrazo. Fue un encuentro excelente ya que la firma se acercó a través de nuestra Fan Page en Facebook porque les gustó mucho nuestra historia. Nos dijeron: “Estos pibes están cumpliendo el sueño de muchos grupos de amigos argentinos, ¿cómo no vamos a acompañarlos?”. Inmediatamente, con gran aporte de los creativos de la agencia Woonky, nos pusimos en contacto y llegamos a un acuerdo muy interesante. A contramano de lo que sucede con otras empresas, en lugar de apropiarse de la aventura, Schneider decidió acompañarnos, darnos una muy buena mano para concretarla pero sin meterse en nuestras decisiones y dejando que nosotros resolvamos las cuestiones de manera independiente. Vale decir que sus aportes han ido directamente al colectivo, o sea, no hubo dinero sino recursos concretos para construir el motorhome. Además, son promotores de nuestra historia a través de capítulos audiovisuales que se pueden ver en www.mundialandando.com. Son cortometrajes breves que hilvanan la aventura a partir de entrevistas, imágenes y otros recursos que no hacen más que potenciar el sueño. 

Asado, cerveza, fútbol, y Cóppola
En uno de los capítulos se puede ver el día que pasaron con Guillermo Cóppola, ¿cómo fue la experiencia de estar con un personaje tan relacionado al fútbol argentino?
Fue una locura, una sorpresa tremenda. Era un domingo de enero y estábamos jugando un partido de fútbol entre nosotros, en la previa de un asado. Era el cierre de un fin de semana de mucho trabajo. De golpe y así de la nada, apareció Cóppola. Se bajó de un taxi y se metió en la cancha a hacer de árbitro. No caíamos. Tenía una excelente onda y predisposición. Fue una tarde-noche para el recuerdo. Después de que nos dirigió un poco, nos fuimos todos a comer. Lo que iba a durar una hora se extendió hasta la madrugada. Hubo gran conexión, charla abierta plagada de anécdotas que conocíamos y de otras que no habíamos escuchado ni una palabra. Hablamos de la vida, de fútbol, de Maradona, de Messi, de la Selección, de cuestiones personales, del Mundial, de Brasil. Nos dio consejos, sus consejos. Fue un diálogo, no un monólogo. Preguntó mucho porque estaba muy interesado en el proyecto, se emocionó pensando en cómo hubiese sido armar esto con sus amigos, lo notamos entregado y muy genuino. Fue una experiencia increíble para todos y, sobre todo, para los que somos maradonianos. Se fue, aceptando ser padrino de Mundial Andando, prometiéndonos un amuleto original de Diego para que llevemos al viaje y anticipando que si Argentina sale campeón del mundo, él se vuelve un par de cientos de kilómetros con nosotros en el cole. 


Probando al León


El León es el nombre que los chicos de Mundial Andando le pusieron a su motorhome. Para probarlo en un trayecto de larga distancia, realizaron un viaje a Tilcara, Jujuy, durante cuatro días. “Fue una travesía de 3.000 kilómetros en pocas horas para llenarnos de la buena argentinidad, de la mística de un potrero que forjó a los campeones del 86, de la serenidad que conlleva la armonía en la convivencia y la firmeza del delicado andar de El León. Si este sueño ya es real, es porque entre todos lo hicimos posible. Pasión, entrega, solidaridad, convicción. Queda poco, queda nada”, cuentan sobre el viaje.




___________________________________________________________



No te pierdas los capítulos de Mundial Andando:


Sigue a Mundial Andando 














eloisa patat

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.