Una mujer que protege a otras mujeres

Contra la Violencia de género


María Claudia Munilla es la presidenta de la Asociación Civil Yanina, agrupación que atiende y busca la prevención de los derechos vulnerados de las mujeres, miembros de familias y víctimas de la violencia doméstica. 


Yanina, hija de Claudia
Luego de sufrir en carne propia la pérdida de su hija Yanina, de 22 años y madre de dos niños, María Claudia Munilla creó la Asociación Civil Yanina, en San José. En el caso de su hija, la Jefatura Departamental de Policía de Colón indicó que se había tratado de un suicidio, pero sin descartar otras hipótesis y hasta el día de hoy, la carátula del caso indica “muerta dudosa”. El hecho ocurrió el 23 de diciembre de 2008: “Si bien fue un caso más de violencia familiar, lo que pasó es que la justicia tardó mucho en expedirse; los tiempos de la justicia no fueron nuestros tiempos. Yanina soportaba desde hacía bastante la violencia psíquica y física por parte de su ex pareja, decidió dejarlo y se había mudado con nosotros. En ese momento, se hicieron varias denuncias y se solicitó a la justicia que se le practique un examen psicológico, y esta ordenó que a él se le expulsara de la casa y que Yanina volviera al hogar con los niños. Ella estaba planeando el cumpleaños de su hijo, planificando su vida, por eso no creemos en la teoría del suicidio. Aunque intentamos todo, fue en vano. Así que en 2009 creamos nuestra asociación, reuniéndonos un grupo reducido de mujeres en el atrio de la Iglesia, y hoy tenemos más de 100 socios”, cuenta Claudia. A la espera de obtener justicia, ella decidió honrar a su hija protegiendo a otras mujeres en situaciones de violencia.

¿Cómo se creó la Asociación Civil Yanina?
El motivo de su creación fue la trágica desaparición física de mi hija Yanina. Después de un año de estar separada y recorrer comisaria, juzgados, abogados, cansados de golpear puertas, nunca se logró la exclusión del agresor, con dos niños, uno de tres y otro de cinco. El 23 de diciembre la encontramos en su casa, de rodillas con una soga al cuello. Hasta el día de hoy, la carátula de la causa es “muerte dudosa”, con pericias que aún no han llegado y una foja de cerca de 100 hojas de exposiciones y denuncias. Luego de casi dos años de lucha y juicios, logramos (la familia materna) poder ver a los niños que están con su padre. La asociación es mi manera de cumplirle la promesa a mi hija de que su muerte no sería en vano. Supe que el principal causante de todo fue la ignorancia y la poca preocupación de los organismos gubernamentales por aprender, atender, ayudar, y concientizar a la gente. En todo el departamento Colón, no existe el área de la mujer, ni la policía de la mujer, ni ningún organismo estatal que apoye a las mujeres (solo en la ciudad de Colón existe desde el 2012 el área de la mujer, pero sólo atiende a personas de dicha ciudad). La Asociación Civil Yanina, localizada en la ciudad de San José, es la única organización civil no gubernamental del departamento que defiende los derechos vulnerados. Recuerdo que en nuestros comienzos nos reuníamos en la vereda de la Parroquia, luego el padre Jacinto Canaglia nos prestó un aula de catequesis, y de ahí en más nos reunimos en la casa de quien está disponible, hasta que tengamos algún día tener nuestro propio lugar de reunión. 

¿Qué objetivo persigue la asociación?
Nuestro gran objetivo es tener un hogar refugio, sueño que se nos hace difícil cumplir ya que por el momento todo el dinero recaudado va destinado a ayudar a las mujeres víctimas de violencia que se acercan. Y este año nos gustaría conseguir un lugar físico donde poder reunirnos y dictar los talleres.

¿Qué tipo de talleres realizan?
Uno de los más importantes es un taller de autoayuda, también dictamos talleres que les provean a estas mujeres una salida laboral rápida, como computación, tejido, crochet, cerámica, entre otros. Aunque en la actualidad, solo estamos haciendo el taller de autoayuda por la carencia de espacio. Por eso es primordial para nosotros conseguir un espacio físico; para ello estamos evaluando hacer distintas actividades para juntar los fondos necesarios como festivales, rifas, etc.

¿Cuál es el perfil de las mujeres que llegan pidiendo ayuda? 
No existe un perfil único de las víctimas de violencia, las mujeres que se acercan pertenecen a diferentes clases sociales, algunas instruidas y otras no, muchas veces con los rostros desfigurados por los golpes. A veces son amigas o familiares los que vienen a pedir ayuda, pero si hay un rasgo que aparece en todas es tener una autoestima muy baja o casi nula. Cuando vamos a las escuelas a dar los talleres, muchas veces son jóvenes y se dan cuenta que sus novios las maltratan y nos piden ayuda. Pero cada caso es distinto, solo tienen en común la baja autoestima, el miedo y los deseos de salvar a sus hijos en caso de que los haya.


¿Cómo se recuperan después de tan cruel realidad? 
Con mucho tiempo de terapias psicológicas y reuniones de autoayuda. Es por esto que necesitamos un lugar físico para poder dictar los talleres y para que ellas puedan tener una rápida salida laboral y mantenerse económicamente. 

Cada día tenemos que ver en la televisión informes de muertes de mujeres inocentes en manos de sus padres, maridos, hermanos, ex parejas… ¿Cómo se combaten estas situaciones? 
Creando conciencia de que todos debemos involucrarnos y denunciando cuando sabemos de un violento; enseñándoles a las mujeres que hay otras formas de vida, que no están solas y que siempre van a encontrar una mano tendida. Lo fundamental es la prevención y la enseñanza de los derechos.

¿Crees que hoy en día la mujer se anima más a pedir ayuda y contar su situación? 
Creo que hoy las mujeres se animan a defenderse más y que los medios de comunicación exponen los casos de violencia. En la actualidad están más instruidas, saben cuáles son sus derechos y conocen los lugares a donde recurrir. Aunque, lamentablemente, muchas veces son reincidentes, ya que no reciben la contención necesaria para cerrar la historia. El Estado les brinda contención mientras dura el proceso judicial o hasta que retiran al violento del hogar, pero no les facilitan las herramientas para lograr ser autosuficientes, y de esta manera terminan regresando al lado del golpeador por no poder sobrevivir económicamente por su cuenta.

¿Sirven las leyes existentes para respaldar a las víctimas de violencia? ¿Qué se podría mejorar? 
Las leyes son muy buenas, el problema radica en la imposibilidad de cumplirlas. Un ejemplo claro en nuestra zona fue un caso en el que, tras la denuncia interpuesta por una mujer en la comisaria, esta tardó hasta dos días en llegar al juzgado. Luego el juez citó a la mujer para corroborar la denuncia, pero ella no disponía de los 50 pesos necesarios para asistir al juzgado que le quedaba a 50 kilómetros, como ocurre en la mayoría de los casos, y de esa forma el golpeador salió impune. En general, la justicia siempre se demora, el tiempo pasa y las pruebas o marcas de la golpiza para ratificar el hecho desaparecen. No tenemos refugios para ponerlas a resguardo, y mucho menos custodia para la mujer que está en riesgo. Las falencias son muchas, pero lo que se podría corregir a la brevedad es la capacitación de los policías, del personal de los juzgados, los empleados sanitarios y los docentes de todos los niveles, para que sean personas formadas en este problema las que traten con las víctimas de forma correcta y eficaz.


La asociación ha crecido muchísimo desde el 2009. 
Somos alrededor de 20 personas capacitadas para ayudar, dar apoyo y concientizar en el tema. Entre ellas se encuentran abogados, asistentes sociales, psicólogos, amas de casa, docentes, pastores, catequistas, entre otros. Tenemos más de 100 socios y algunos donantes anónimos que han permitido que en estos cinco años recorriéramos todas las escuelas del departamento Colón, creando conciencia, realizado capacitaciones a docentes e interesados en el tema; realizamos tres jornadas culturales departamentales. Hemos ayudado, asesorado y acompañado a tres hombres, cuatro ancianos, 127 mujeres de las cuales solo tres han reincidido con su pareja. Desde febrero de 2013, pertenecemos a la Red Nacional de Jóvenes  y Adolescentes para la Salud Sexual y Reproductiva y a la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer; también somos parte de la mesa de Violencia del Gobierno de la provincia de Entre Ríos (COPREV), lo que no implica ayuda económica, sino tener voz y voto en algunas decisiones. Nuestra meta es llegar a tener un refugio propio ya que muchas veces alojamos a las víctimas en nuestros hogares, con todos los riesgos que esto implica. Y concientizar a los jóvenes para que comprendan que este flagelo muchas veces empieza en el noviazgo.

¿Quiénes han sido parte de este progreso? 
Me gustaría agradecer a varias personas que se involucraron desde el inicio, como el profesor Roque Minata, por aquel entonces director de Derechos Humanos, de la misma oficina a la Licenciada en Psicología Fernanda Beorda, doctor en leyes Walter Carballo, a Silvana Silguero, la psicóloga Valente Siomara de la Oficina de Ayuda a la Victima; a  Alicia Vides y Celeste Almirón de la Dirección Provincial de la Mujer y a todas las personas que llegaron a mi vida a horas de saberse el fallecimiento de mi hija y fueron el pilar fundamental para llevar a cabo la asociación. Con muchos de ellos somos grandes amigos, ellos fueron quienes de una u otra forma me dieron la fortaleza suficiente para lograr cumplirle la promesa a mi hija y por supuesto a mis hijos Gastón, Shirley, mis nietos Emanuel y Brían por los que espero que algún día llegue la justicia. Y en general, gracias a todas las personas del departamento Colón que apoyaron esta iniciativa y siguen creyendo en nosotros. 

¿Cómo se puede ser miembro o ayudar a la asociación?
Cualquier persona que desee ayudarnos con esta causa, puede contactarse vía Facebook o correo electrónico, y nos acercamos a buscar la donación.
Ser socio de la asociación supone una cuota de 10 pesos mensuales. Además se puede donar: dinero, ropa, artículos para el hogar, ya que muchas mujeres huyen de sus casas solo con lo puesto.












¡No te callés, en caso de violencia llamá!



Asociación Civil Yanina (San José, Departamento Colón)
Facebook: asociacioncivilyanina
Email: asociacioncivilyanina@yahoo.com
Teléfono: 03447-15453347

Subsecretaria de la Mujer de la provincia:
Calle Ecuador 60, Paraná.
Tel: 0343-4208826

Dirección General de Asistencia a la Víctima
Victoria 283, Paraná 
Tel: 0343- 4208192 / 4221808 / 0800-888-8428 
Email: victimasdeldelitoer@entrerios.gov.ar 

Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia (Copnaf)
Corrientes 190, Paraná
Tel: (0343) 4208831 / 4208832 (int. 5) 
Email: copnaf@entrerios.gov.ar 

Guía de recursos ante la Violencia del Gobierno de Entre Ríos

Policía de Entre Ríos - Jefatura Central de Policía 
Córdoba 351, Paraná
Tel: 911 - (0343) 4209003/13

Atención Integral a las Víctimas de Violencia Doméstica del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación
Teléfono en territorio nacional: 0800-222-3425




eloisa patat

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.