Nicolás Faes Micheloud: Con el folclore descubrí la vida

Historia de Orilla a Orilla


Nicolás se inició en el folclore con tan solo 11 años, es un joven virtuoso de la música y junto a su ancestral instrumento, el charango, ha tocado en escenarios de todo el país y el extranjero.




Amante de su charango, socio fundador de la Asociación Charangos por el Mundo, nacido en Paraná, tiene 27 años, y una riquísima trayectoria en la música folclórica. Con Zamba Quilpidor como su padrino, fue invitado a participar de la Misa Criolla en el Monumento a la Bandera, en Rosario, un megaevento que marcó un antes y un después en su carrera musical.

¿Qué es la música para vos?
Es la fuerza de la vida, es la esencia misma de lo divino, y no porque suene poético sino porque no existiría definición enciclopédica para un misterio de tal magnitud. La música es capaz de mejorar a los hombres, te conduce a un estado en el cual los sentimientos son los dueños de la realidad y es como si te sumergieras en un mar que trae la calma y que al instante despierta pasiones. Este es un aspecto un poco olvidado de nuestro presente, la conexión con nuestra interioridad más genuina, por eso siempre lo realzo como un potencial que todos debiéramos probar en algún momento lo cual es muy saludable como experiencia cotidiana. En especial, me gusta la música folclórica por su poder de evocación del hombre natural de algún lugar de sus costumbres, su forma de ver aquello que lo rodea, de la relación con el credo que profese y de las historias de luchas, dominaciones, y resistencias…cuanto más se escucha el folclore, más se descubre sobre la vida.

Aprendizaje junto a Federico Tarazona, Perú 2009
En 2009, fuiste a Perú a especializarte con uno de los referentes más destacados del charango a nivel mundial, ¿Cómo fue la experiencia?
Hice una especialización intensiva con el maestro Federico Tarazona, quien no solo es uno de los compositores más prestigiosos para este instrumento y referente de la música contemporánea, sino también fue el inventor del Hatun Charango (“grande” en quechua),  instrumento con dos cuerdas más de lo habitual, el cual por sus características amplía la tesitura y permite mayores posibilidades a la hora de tocar bajo las exigencias de distintos repertorios, no solo del popular. Allí desarrollé mi estudio durante estadías en distintas regiones del Perú, lo que me llevó a vivenciar con claridad el Concierto para Charango y Orquesta Tres Paisajes Andinos, de Tarazona, con quien trabajé durante ese periodo y que luego interpreté en la Argentina.

En otra oportunidad  ya habías visitado Perú.
En 2008, viajé como representante de la Argentina al IV Festival Internacional de Charango, donde tuve la oportunidad de acercarme de manera muy directa a las técnicas y al folclore peruano, país que me cautivó.

¿Qué es Charango y Orquesta?
Las obras para charango y orquesta han tenido un surgimiento bastante curioso en este último tiempo, si bien no es nada nuevo para la evolución del charango, es la sociedad la que va cambiando y muestra amabilidad con los instrumentos menos occidentales. Prueba de ello, es el testimonio de que recientemente recibí de Jaime Torres una suite, que fuera orquestada por Gerardo Gandini para charango y cuerdas, me sorprendí al ver que databa de 1987. En estos momentos, estoy trabajando sobre esta obra y espero pronto poder presentarla ante el público.




¿Cómo surgió la Asociación Internacional del Charango "Charangos del Mundo", de la cual sos socio fundador?
A raíz de un movimiento que buscaba la difusión del charango, allá por el 2003. Si bien tenía 17 años, mi participación era muy activa. En 2006, se creó legalmente la asociación en España, con la ayuda de artistas e investigadores que se abocan a la tarea de difundirlo en sus raíces y múltiples expresiones. Nuestra actividad principal consta de la organización de conciertos y del Festival Anual Charangos del Mundo, alternando la sede en distintos países. En la Argentina se celebró en 2010, en Buenos Aires. También se ha llevado a cabo en México, Chile, Colombia, Perú y este año será en Ecuador, oportunidad para la cual he sido nuevamente invitado.

Junto a Zamba Quilpidor
¿Cómo llegaste a tocar en la Misa Criolla, importantísimo evento que se realizó en el Monumento a la Bandera en la ciudad de Rosario?
Este concierto marcó un comienzo distinto en mi vida artística. La invitación llegó de la mano del cantante Zamba Quipildor, por sugerencia de un músico del teatro Colón que me había escuchado tocar en Paraná. Así fue como me invitaron a participar de la tradicional Misa Criolla en el Monumento a la Bandera, un evento sumamente convocante, donde pude tocar como solista un par de obras que Don Zamba siempre dice, en la introducción a mi participación en sus conciertos, que lo maravillaron. Desde entonces suelo tocar con él la Misa Criolla y nunca falta un momento para la música que yo hago individualmente.




Se puede decir que fue un momento transcendental en tu carrera.
Sin duda, tocar como solista invitado por un referente de la música como él –historia viva de la Misa Criolla-, fue un disparador de oportunidades. Luego se sumó la invitación de la Orquesta y Coro de la Sinfónica Argentina, bajo la dirección del maestro Dario Ingignoli y el tenor Duilio Smiriglia, para ser el solista invitado en una versión sinfónica bellísima que estrenamos mundialmente e interpretamos en numerosas oportunidades en Buenos Aires durante todo 2013, con el gran privilegio de tocar esta versión en la mismísima Catedral Metropolitana.



Tu primer CD solista se llama Raíces. ¿De dónde viene el nombre y qué ha significado su lanzamiento?
Es un disco en el cual intento proyectar mi visión acerca del charango, no aparece ningún instrumento más ni hay montajes de edición. Básicamente el nombre surge porque es el primer disco que encaré bajo esta óptica donde he querido sentar mi desafío como solista. Es un álbum que habla de música folclórica ancestral, en la cual he encontrado los valores de mi identidad, es la historia de un comienzo, el cual empecé a grabar tras mi regreso del Perú en el que colaboraron con arreglos grandes de la música como el maestro Tarazona y Astor Piazzolli. El disco no tiene composiciones mías, fue un álbum netamente interpretativo, terreno donde me siento bastante cómodo y a la vez desafiado.

En 2013 ganaste la beca para asistir al II Encuentro Argentino de Composición e Improvisación…
Este evento tuvo su primera edición en 2012, fue patrocinado y organizado por el Fondo Nacional de las Artes, y está a cargo de prestigiosos maestros como Oscar Edelstein, Ernesto Jodos, Tiki Cantero y Marcelo Moguilevsky (ideólogo del proyecto). La beca es selectiva, entre más de 500 postulaciones, se eligen 50 becados para clases intensivas durante una semana. En esta oportunidad se desarrolló en San Juan. Las jornadas eran seminarios donde cada maestro trabajaba su especialidad teniendo a la práctica como centro del trabajo y a la experimentación a partir de lo que cada alumno traía consigo y por lo fue merecedor de la beca. De esta forma, se logró una poderosa estructura colectiva de 50 jóvenes intérpretes de todo el país y el exterior, la cual finalizó en un concierto en el Auditorio Juan Victoria.

Jaime Torres y Nicolás
¿Cómo es la vida de un músico profesional?
Uno deja muchas cosas de lado en el momento que decide dedicarse por completo a un instrumento que demanda horas y horas de trabajo. No es tocar por tocar, en el camino uno experimenta soledades, ausencias, es lo más duro que le sucede internamente a un músico, si bien el camino está lleno de encuentros, los afectos más cercanos e íntimos pesan mucho más. Además la sociedad en la que vivimos muchas veces no entiende de sacrificios que den por fruto cosas inmateriales -más allá de la remuneración de un trabajo-, ni los valora, o ni si quiera los advierte y de repente uno se siente abrumado por la incomprensión, la exigencia de lo inmediato y complaciente, esa es una dureza exterior que muchas veces nos acostumbramos a ignorar porque hay algo mucho más importante por decir pero que ciertamente uno desearía cambiar. De todas maneras, pienso que a la larga uno entiende que proyecta en su obra todos los episodios de la vida, los lindos y los no tan bonitos y hace de ellos algo sublime.

¿Cuál es tu sueño?
Lo estoy buscando. Mi sueño se cumple cuando se levanta el aplauso, cuando se hace el silencio para escuchar al charanguista o cuando cierro los ojos y desaparezco de mí para enredarme en la magia de esas diez cuerdas.


Más sobre Nicolás
Nicolás cursa sus estudios universitarios en el Profesorado de Música, de la Universidad Autónoma de Entre Ríos. En 2004, fue ganador del Pre-Cosquín, subsede Entre Ríos, como acompañante, en la categoría Solista Vocal Femenino. Y fue invitado por el staff de músicos de Argentina Tango Folk, para tocar en el Auditórium de la Escuela de Música, Danza y Teatro Prof. Constancio Carmiño, de Paraná.
En 2009, realizó un perfeccionamiento con el Maestro Federico Tarazona en Charango y Hatun Charango, declarado de alto interés cultural y artístico por el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de la República Argentina. Ese año fue Mención de Honor otorgada por la Universidad Nacional San Antonio Abad de Cusco y por la Asociación Internacional Charangos del Mundo, en el VI Festival Internacional Charangos del Mundo, en Cusco.
En 2010, fue invitado como Solista en el Concierto para Charango y Orquesta Tres Paisajes Andinos, de Federico Tarazona. Participó de la primera edición del Festival Internacional Charangos del Mundo, en la Argentina. Y fue parte del homenaje a Mercedes Sosa, en la presentación del libro Una historia me recordara viva, de Rene Vargas, en Buenos Aires.
En 2011, fue solista invitado, para la Misa Criolla, con el coro de la Facultad de Ciencias Económicas y la Banda Roja, en Paraná.
En 2012, fue invitado a formar parte de la gira de Zamba Quipildor, por distintos lugares del país.
En 2013, fue invitado especial de la Orquesta Sinfónica y Coro de la Facultad de Medicina de la UBA, junto al tenor Duilio Smiriglia. Además de tocar en la Noche de Gala por los 900 años de la Fundación de la Orden de Caballeros de Malta, en la Catedral Metropolitana, en Buenos Aires.








eloisa patat

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.